Copiloto de Avianca reveló el último diálogo del avión siniestrado con torre de control

Juan Sebastián Upegui narró que la aeronave buscó prioridad para aterrizar.

EFE

El copiloto de la aerolínea Avianca Juan Sebastián Upegui escuchó la comunicación que la tripulación del avión de Lamia que trasladaba al club Chapecoense a Medellín tuvo con la torre de control minutos antes del accidente que acabó con la vida de 71 personas y reveló que en dicho llamado se dio a conocer que no tenían combustible.

El diario colombiano El Tiempo confirmó la veracidad del testimonio de Upegui, quien comentó la situación a un amigo, pese a que desde la compañía "se aparta de esa versión por tratarse de un audio personal y no corporativo".

"El avión estaba por encima de nosotros, que nos manteníamos a 19 mil pies. Estaba dando vueltas también. De repente le dijo a la controladora: Ey, solicitamos prioridad para proceder a la pista. Solicitamos prioridad para el controlador. Tenemos problemas de combustible", relató.

En ese punto el miembro de Avianca reflexionó: "¿Tiene problemas de combustible y no se va a declarar en emergencia? El man en ese momento no se declaró en emergencia. Entonces la controladora le dijo que no se podía, porque tenían otro avión aterrizando de urgencia y que no se podía proceder. Pero él le dijo: 'Procedemos, procedemos, tenemos problema de combustible'".

En ese escenario, la nave BAE 146-200 en que viajaba Upegui comenzó a desviar el rumbo, a raíz de una posible colisión y según el copiloto el avión de Lamia "pasó por al lado a toda mierda para abajo. Vimos las luces del avión cuando pasó bajando".

"Dijo que tenía fallas y problemas de combustible. Cuando la controladora dijo que le informara el problema específico que tenía, el man le respondió: 'Ahora tenemos falla total eléctrica, falla total eléctrica. Vectores para proceder a la pista", prosiguió.

Con el avión desaparecido de los radares "la controladora le dijo que no lo tenía en contacto y el man empezó: 'Ayuda, vectores para proceder a la pista, vectores para proceder a la pista'. Con la voz desesperada y de fondo se escuchaba al otro comandante gritando: 'Tren abajo'. Y el man seguía: 'Ayuda, vectores para proceder a la pista'".

"Nosotros nos mantuvimos callados, callados. En ese momento, la controladora le preguntó si estaba en el radar 180 de la pista con 9 mil pies a ocho millas. Yo me acuerdo que estaba recostado en la mesa, haciendo fuerza diciendo: 'Hágale, hágale, hágale hijo de puta. Lleguen, lleguen, lleguen. Están en el VOR con nueve mil pies, se van a quebrar el culo'".

"La controladora empezó a pedirle que respondiera y se le quebró la voz, se puso súper mal y no paraba de llorar. Nosotros nos pusimos re mal y a llorar como unas nenas en el avión", cerró Upegui.

Las consecuencias de este accidente fueron 71 personas fallecidas y solo seis sobrevivientes.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Ver Comentarios

Publicar en su sitio