Katy Perry tuvo un candente y colorido retorno a Chile

Publicado:
Autor: Cooperativa.cl

18 mil personas llegaron a la Pista Atlética para presenciar el show.

La artista tuvo una aplaudida y cálida interacción con el público.

Katy Perry tuvo un candente y colorido retorno a Chile
Llévatelo:

Una engañosa melodía envasada que llamaba a ponerse en movimiento elevó los ánimos en la Pista Atlética. Un comienzo en falso y se repitió el mismo tema. La impaciencia comenzaba a ganarle a los asistentes, que ya contaban casi una hora desde que el telonero Augusto Schuster se había bajado del escenario.

Repentinamente desapareció la música y se iluminó el gigantesco ojo que sirvió como telón de fondo, fijando definitivamente el inicio del espectáculo. En el extremo de la pasarela, allí en medio del público, nubes de humo revelaron la figura de Katy Perry, emergiendo desde el subsuelo para quedar a la vista de los eufóricos fanáticos presentes, con un brillante vestido homenaje a la bandera chilena.

La cantante se echó el público al bolsillo sin mayores inconvenientes. "Witness", la canción que le da nombre a su más reciente disco y también a su actual gira, fue el puntapié inicial para el segundo espectáculo que la artista da en Chile, tres años después de su paso anterior por el territorio nacional.

Una oda al espacio cruza toda la puesta en escena de la intérprete californiana, para conectar seis coloridos actos que no solo ofrecen música, sino que también se aprovechan de múltiples recursos teatrales para crear diversas atmósferas.

Así, Perry visitó la estética de los ochentas al interpretar éxitos anteriores como "Teenage Dream", "California Gurls" y "I Kissed a Girl". Y mientras altas marionetas con forma de flamenco se paseaban por el escenario, ella también sacó a relucir un corpiño luminoso que anunció otra de sus canciones: "Hot 'N Cold".

La primera sección concluyó con el popular y viralizado "tiburón izquierdo" sobre el escenario, con una dinámica que la llevó a tener un particular diálogo en español, a modo de saludo para el público chileno.

Su yo más auténtico

Más tarde, Katy Perry se volcó a visitar un jardín con rosas gigantes, plantas carnívoras e insectos mutantes al hacer "Déjà Vu", "E.T." y "Bon Appétit".

En tanto que un nuevo interludio la trajo de vuelta a la tarima del recinto ñuñoíno en reluciente plata, con peluca brillante incluida, para dar con los momentos más emotivos de la velada. Interpretó "Wide Awake" armada con un guitarra que le regalaron en el camarín y en la que también relucía un diseño con la bandera chilena.

Junto con ello modificó el listado de temas que venía haciendo en su recorrido y decidió incorporar "Save as Draft" a sus interpretaciones, "una canción que no la toco mucho, pero lo haré para ustedes en Sudamérica y aquí en Chile".

Y para "Power" puso en relevo otro de los mensajes que ha impulsado a través de su carrera: el de aceptarse a uno mismo, sin dejarse impregnar por la opinión del resto.

Perry sostuvo que "sólo quiero recordarles que son personas hermosas. Que tienen en su interior, todo el poder que van a necesitar en sus vidas. Lo único que les pido es que sean su yo más auténtico y nunca teman ser exactamente quien quieren ser. Así es como pueden tener una mejor vida".

Imagen foto_00000002

Todo calculado

Ya hacia el final del espectáculo, Katy Perry saltó a un mundo virtual y de videojuegos con "Part of Me", "Swish Swish" y "Roar".

Pelotas inflables con diseños de ojos, recalcando el concepto de su disco de ser "testigos", rebotaron sobre las más de 18 mil almas que se dieron cita en la Pista Atlética.

Quizás el mayor valor de este espectáculo que ya había demostrado un positivo rendimiento es que, a diferencia de otros conciertos de música pop, aquí la intéprete si demuestra su capacidad vocal, a pesar de que por momentos le falte aire por la evidente exigencia de las coreografías desplegadas. Lo mismo sucede con una banda que no descansa en grabaciones.

El concierto en el marco del "Witness The Tour" está tan calculado que incluso cuando podría molestar que la voz de Nicki Minaj fuera una pista en "Swish Swish", la dinámica del show pone las cartas a su favor y lleva la atención del público a la presentación del grupo de baile en la pasarela, para subsanar ese inevitable karma al momento de presentar colaboraciones en vivo.

Finalmente, "Fireworks" tuvo a Katy Perry apareciendo desde una mano gigante, como si fuera poca toda la parafernalia que ya había entregado; esto mientras una lluvia de estrellas de papel selló el destino chileno de un gira que ahora continuará en Argentina y Brasil.

Imagen foto_00000003

Relacionados
Lo + de Entretención