El triste relato de cómo Pilar Ruiz perdió a su hijo

La modelo sufrió un aborto retenido.

Tenía cerca de dos meses y medio de gestación.

Instagram/

"Mi querido hijo. Hace unos días que ya te perdí, y sólo tenías 10 semanas de gestación". Así parte el sensible mensaje que dio a conocer la modelo Pilar Ruiz, la madrugada de este jueves.

Ruiz hizo dos publicaciones a través de su cuenta en Instagram, donde entregó detalles de la pérdida de su primer hijo, que según se reveló esta semana fue producto de una relación con el productor ejecutivo de los realitys de Mega, Ignacio Corvalán.

"Habían pasado pocos días en el que te había visualizado en la ecografía en donde pude distinguir tu cuerpo pequeño dentro de mí, en donde se veía todo aparentemente bien y en su curso normal, es ahí en donde tomé el valor y la confianza de compartir ésta noticia..... No sé si me equivoqué.....", continúa indicando en su texto.

Luego pasa a contar cómo se enteró específicamente de la pérdida de su retoño: "Hace unos días, asistí a unos de los controles de rutina, cuando mi ginecólogo trató de encontrar los latidos de tu corazón, me di cuenta que algo andaba mal... su expresión facial lamentablemente lo decía todo, fueron segundos de silencio, los que para mí se convirtieron en horas de angustia, para luego de unos minutos me anunciara que tú, mi hijo, mi bebé esperado, estabas muerto dentro de mí, ya no estabas con vida, lo único que podía hacer era sólo llorar profundamente tu partida".

"El ginecólogo trataba de calmarme diciéndome que los abortos retenidos simplemente suceden, pero yo no aún no lo puedo entender, ni creer que esto me este pasando a mí, aún cierro mis ojos y me imagino que me voy a despertar de esta horrible pesadilla, toco mi vientre y aún pienso que sigues ahí", confesó Ruiz.

"'Aborto retenido', hasta me cuesta escribirlo y decir éstas palabras", explica la modelo, quien luego reflexiona en torno a la imposibilidad de ahora compartir la felicidad de otras personas que esperan a un hijo.

"Lo que se avecinaba era casi tan horroroso, como el momento que estaba viviendo. La idea del procedimiento, El tener contracciones que produjeran un parto en donde tú, mi hijo, llegaras a este mundo sin vida, la sola idea era muy escalofriante y así lo fue, la recuperación fué igual o peor, porque en mi cuerpo y en mi mente aún tenía la idea que estabas en mi vientre, y en mi corazón, pero mi alma estaba destrozada".

Mi querido hijo. Hace unos días que ya te perdí, y sólo tenías 10 semanas de gestación. Es difícil poder asimilar tan complicado momento, ya que en el minuto que decidí contar de tu hermosa existencia a todas las personas que no pertenecen a mi círculo más íntimo, pero que sin duda son los responsables de hacerme sentir tan querida, acogida y me entregan su cariño día a día. Habían pasado pocos días en el que te había visualizado en la ecografía en donde pude distinguir tu cuerpo pequeño dentro de mí, en donde se veía todo aparentemente bien y en su curso normal, es ahí en donde tomé el valor y la confianza de compartir ésta noticia….. No sé si me equivoqué….. Hace unos días, asistí a unos de los controles de rutina, cuando mi ginecólogo trató de encontrar los latidos de tu corazón, me di cuenta que algo andaba mal… su expresión facial lamentablemente lo decía todo, fueron segundos de silencio, los que para mí se convirtieron en horas de angustia, para luego de unos minutos me anunciara que tú, mi hijo, mi bebé esperado, estabas muerto dentro de mí, ya no estabas con vida, lo único que podía hacer era sólo llorar profundamente tu partida. El ginecólogo trataba de calmarme diciéndome que los abortos retenidos simplemente suceden, pero yo no aún no lo puedo entender, ni creer que esto me este pasando a mí, aún cierro mis ojos y me imagino que me voy a despertar de esta horrible pesadilla, toco mi vientre y aún pienso que sigues ahí. “Aborto retenido”, hasta me cuesta escribirlo y decir éstas palabras, ya que mis emociones se contraponen de sobremanera, me tendría que poner feliz por mis amigos y familiares que anuncian la llegada de mi bebé, y debería tener la capacidad de poder sonreír cuando veo a un recién nacido, cuando voy en la calle y veo a las mujeres en estado de gestación pero en estricto rigor estas emociones estoy muy lejos de poder compartirlas o sentirlas. Lo que se avecinaba era casi tan horroroso, como el momento que estaba viviendo. La idea del procedimiento, El tener contracciones que produjeran un parto en donde tú, mi hijo, llegaras a este mundo sin vida, la solo idea era muy escalofriante y así lo fué, la recuperación fué igual o peor.

Una foto publicada por pilar ruiz (@pilydr_) el 8 de Feb de 2017 a la(s) 11:01 PST

subir "Este proceso lo tendría que vivir sola"

Pilar Ruiz esta semana evidenció que el padre de su pequeño había decidido no apoyarla durante el proceso de gestación, razón por la que había decidido enfrentar sola el desafío.

Es así que luego, en la segunda publicación, la también rostro televisivo explicó que "la palabra 'maternidad' ya no estaba dentro de mi vocabulario, por lo tanto, fuiste una de las mejores sorpresas e ilusiones de mi vida".

"No había sido fácil, debo admitirlo, ya que me di cuenta y comencé a asumir, que éste proceso lo tendría que vivir sola, pero la idea no era tan mala, todo lo contrario, me hacía mucha ilusión tener para siempre a un compañero de vida incondicional a mi lado, te imaginaba sonriendo, bailando, tomándote en mis brazos, saltando lleno de energía, vitalidad y alegría, aunque me sacaras canas verdes, sin embargo me he quedado con éste inmenso dolor".

Ruiz cuenta que ha tenido el apoyo de familiares y amigos, pero "estos días de verano han sido sombríos y oscuros".

"Día a día, puedo decir que me hago un poco más fuerte y sé que me recuperaré y como el ave fénix, me levantaré y superaré estos malos momentos, ya que ésta experiencia por más dura que sea, me ha dejado una gran enseñanza y sobretodo ha dejado en mí un dejo de esperanza para poder sonreír nuevamente a la vida, por más adversidad que se presenten o por más difícil que éstas sean", sostuvo.

Pilar Ruiz finaliza sus mensaje con un llamado a "sólo pedir respeto por este difícil momento, mi idea nunca ha sido victimizarme, ni lucrar o dañar las susceptibilidades de otras persona, sólo quiero expresar mi pesar y dolor en estos momentos tan amargos en mi vida".

orque en mi cuerpo y en mi mente aún tenía la idea que estabas en mi vientre, y en mi corazón, pero mi alma estaba destrozada. Las personas se acercan a mí, diciéndome: “Todo pasa por algo”, “Dios, sabe por qué hace las cosas”, “No era el momento”, “Aún eres joven”. Frases que para mí no tienen mucho sentido y son parte de una gran interrogante, ya que para mí la naturaleza y los probabilidades no jugaban a mi favor, la palabra “maternidad” ya no estaba dentro de mi vocabulario, por lo tanto, fuiste una de las mejores sorpresas e ilusiones de mi vida. No había sido fácil, debo admitirlo, ya que me di cuenta y comencé a asumir, que éste proceso lo tendría que vivir sola, pero la idea no era tan mala, todo lo contrario, me hacía mucha ilusión tener para siempre a un compañero de vida incondicional a mi lado, te imaginaba sonriendo, bailando, tomándote en mis brazos, saltando lleno de energía, vitalidad y alegría, aunque me sacaras canas verdes, sin embargo me he quedado con éste inmenso dolor. Estos días de verano han sido sombríos y oscuros, pero gracias a mi familia y amigos que me han llenado de amor y esperanza, sé que saldré adelante y que en algún momento, esos sueños se pueden hacer realidad. Día a día, puedo decir que me hago un poco más fuerte y sé que me recuperaré y como el ave fénix, me levantaré y superaré estos malos momentos, ya que ésta experiencia por más dura que sea, me ha dejado una gran enseñanza y sobretodo ha dejado en mí un dejo de esperanza para poder sonreír nuevamente a la vida, por más adversidad que se presenten o por más difícil que éstas sean. Sólo pedir respeto por este difícil momento, mi idea nunca ha sido victimizarme, ni lucrar o dañar las susceptibilidades de otras persona, sólo quiero expresar mi pesar y dolor en estos momentos tan amargos en mi vida y por supuesto agradecer a mi familia, que a la distancia siempre me ha apoyado, a mis amigos más cercanos, conocidos y a todo el público en general, que estén de acuerdo con mi actuar o no, todos somos seres humanos y podemos cometer errores pero no por eso perdemos la capacidad de empatizar con ésta lamentable situación. Muchas gracias. Atte. Pilar Ruiz.

Una foto publicada por pilar ruiz (@pilydr_) el 8 de Feb de 2017 a la(s) 11:02 PST

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Ver Comentarios

Publicar en su sitio