Colombia y Cuba en un ajedrez diplomático por el atentado terrorista del ELN

Publicado:
| Periodista Digital: EFE / Cooperativa

Bogotá reclama a 10 guerrilleros que están en la isla, pero La Habana ha desestimado la petición.

El Ejército de Liberación Nacional se adjudicó el ataque con auto bomba que el jueves pasado mató a 20 personas y dejó 68 heridos en Bogotá.

Colombia y Cuba en un ajedrez diplomático por el atentado terrorista del ELN
 EFE

El Ejecutivo colombiano dijo ayer lunes a Cuba que "no hay protocolo que ampare el terrorismo".

Llévatelo:

Los gobiernos de Colombia y Cuba están hoy ante un ajedrez diplomático tras asumir el ELN la autoría del atentado terrorista que dejó 20 muertos el jueves pasado en Bogotá y que ha llevado al presidente colombiano, Iván Duque, a reclamar la entrega de los negociadores de paz de esa guerrilla que están en La Habana.

El Ejecutivo colombiano dijo ayer lunes a Cuba que "no hay protocolo que ampare el terrorismo" por lo que reiteró al Gobierno de la isla que le entregue a los 10 miembros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) que hacen parte de la delegación de paz.

El viernes pasado, Duque anunció la reactivación de las órdenes de captura contra los negociadores de paz del ELN, y ayer volvió a pedir a Cuba que los entregue basado en el reconocimiento que hizo esa guerrilla de su autoría del atentado terrorista, según un artículo divulgado esta madrugada.

La nueva petición la hizo el alto comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, luego de que el canciller cubano, Bruno Rodríguez, manifestara que su país "jamás ha permitido ni permitirá que su territorio sea usado para la organización de actos terroristas" y el gobierno isleño asegurara que respeta los protocolos de las negociaciones.

"Este atentado no tiene justificación alguna y está siendo calificado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas como un acto terrorista. No puede haber ninguna manifestación de perdón o amparo con un grupo que ya reconoció la autoría de este acto criminal", afirmó Ceballos en una rueda de prensa en Bogotá.

"En 1932, Cuba y Colombia firmaron un tratado de extradición y está vigente", sostuvo.

El atentado lo perpetró el ELN el pasado jueves, cuando un individuo identificado como José Aldemar Rojas Rodríguez, de 56 años, introdujo un vehículo cargado con 80 kilos de explosivo en la Escuela de Cadetes de Policía General Francisco de Paula Santander, ubicada en el sur de Bogotá.

En el atentado murieron 20 cadetes de Policía, incluida la ecuatoriana Érika Chico Vallejo, así como el atacante, y 68 personas resultaron heridas.

Al reconocer su responsabilidad en el atentado, el ELN argumentó que la Escuela de Cadetes que es "una instalación militar" donde se forman oficiales de Policía. Esos uniformados, según el ELN, "luego realizan inteligencia de combate, conducen operaciones militares, participan activamente en la guerra contrainsurgente", entre otras funciones.

"Por tanto la operación realizada contra dichas instalaciones y tropas, es lícita dentro del derecho de la guerra, no hubo ninguna víctima no combatiente", afirma el artículo.

Sin embargo, el atentado ha sido calificado como terrorista por varios organismos multilaterales, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), razón por la cual el gobierno colombiano ve necesario que Cuba se acoja a su "obligación internacional" y le dé "efecto a las ordenes de captura que han sido reactivadas".

Así lo afirmó el canciller Carlos Holmes Trujillo, quien dijo que el gobierno está buscando "la acción conjunta de dos Estados que tienen compromisos internacionales en la lucha contra el terrorismo".

"El gobierno de Cuba, y esto hay que repetirlo con todo respeto, tiene la obligación internacional de darle efecto a las ordenes de captura que han sido reactivadas por el señor fiscal general de la nación, proceder a aprehender a estos integrantes de dichos grupos terroristas y ponerlos a disposición de las autoridades", dijo el jefe de la diplomacia colombiana. 

Los diálogos de paz con el ELN, en duda

Los diálogos de paz con el ELN fueron iniciados por el anterior gobierno colombiano en febrero de 2017 en Quito, pero en mayo de 2018 se trasladaron a Cuba donde la última ronda de conversaciones concluyó el pasado 3 de agosto.

Al asumir la Presidencia, el 7 de agosto, Duque anunció que revisaría la conveniencia de seguir con esa negociaciones, que desde entonces están suspendidas por la exigencia del Gobierno al ELN de que termine todas sus actividades criminales, especialmente el secuestro.

Frente a esta situación, el presidente Duque aseguró ayer lunes al término de un consejo de seguridad en Tibú, que hace parte de la convulsa región del Catatumbo, donde opera el ELN, que el país aún se recupera de "un dolor muy grande" por el atentado.

"Creo que la mejor manera de obrar por parte de todos los colombianos es mantenernos unidos en el rechazo al terrorismo, a ese crimen de lesa humanidad que tanto daño hace en nuestro país. Colombia está siempre firme, se mantiene erguida porque entiende que la construcción de la paz se hace con la legalidad", apostilló.

Por su parte, el senador de izquierdas Iván Cepeda, del Polo Democrático Alternativo (PDA), señaló que atentados como el del jueves pasado no llevan a la "salida dialogada al conflicto armado".

"Si queremos avanzar en Colombia hacia un proceso de paz completa, deben renunciar definitivamente a esa clase de actos atroces contra la vida", dijo Cepeda, promotor de los diálogos luego de que el ELN publicara el artículo en que asumió la autoría del atentado.

LEER ARTICULO COMPLETO

Relacionados