Heredero de Samsung acusó a la presidenta coreana de presionar al gigante tecnológico

Lee Jae-yong declaró ante las autoridades por el caso de la "Rasputina" surcoreana.

Fiscalía cree que Samsung firmó un contrato por el valor de unos 22.000 millones de wones con una empresa de la mano derecha de la mandataria.

EFE (Archivo)
Incluso aunque el soborno se haya producido bajo presión, Lee Jae-yong sería castigado.

Incluso aunque el soborno se haya producido bajo presión, Lee Jae-yong sería castigado.

El heredero y presidente de facto del grupo Samsung, Lee Jae-yong, declaró que la presidenta surcoreana, Park Geun-hye, presionó a su empresa para que donara dinero a fundaciones enmarcadas en la trama de corrupción que ha sacudido al país, según aseguró este viernes a  la Fiscalía.

Las declaraciones se entregaron durante el interrogatorio de 22 horas al que fue sometido por el grupo de fiscales que investiga el llamado escándalo de la "Rasputina" el que podría tener consecuencias penales, según explicó un representante del ministerio fiscal surcoreano a la agencia Yonhap.

"Teniendo en cuenta otros precedentes, incluso aunque el soborno se haya producido bajo presión, el donante sería castigado", dijo el funcionario, que añadió que en todo caso la presión ejercida supuestamente por la presidenta podría constituir "un factor atenuante".

Esta declaración se contradice con lo que Lee dijo el mes pasado en el Parlamento surcoreano, donde negó que existiera presión por parte de la presidenta para hacer donaciones a entidades ligadas a Choi Soon-sil. 

La Fiscalía cree que Samsung firmó un contrato por el valor de unos 22.000 millones de wones (unos 18,6 millones de dólares) con una empresa con sede en Alemania propiedad de Choi y dio además apoyo financiero para que su hija, que se dedica a la hípica, entrenara en el país y adquiriera caballos.

El grupo también donó 20.400 millones de wones (17,3 millones de dólares) a una fundación controlada supuestamente por Choi y establecida para extorsionar a los grandes conglomerados del país.

Los fiscales sospechan que los pagos pudieron hacerse para lograr que Servicio Nacional de Pensiones, controlado por el Gobierno y accionista de una empresa del grupo, aprobara la fusión de esta y otra subsidiaria de Samsung. 

El portavoz de la Fiscalía citado por Yonhap dijo que aún así Lee negó durante el interrogatorio la mayoría de las acusaciones que pesan sobre su grupo de empresas y que aún se está meditando su posible arresto, algo que supondría un duro golpe para Samsung.

El caso de la "Rasputina" ha desatado la indignación en Corea del Sur y llevado al Parlamento a destituir de su cargo a la presidenta Park Geun-hye, que está a la espera de que el Constitucional ratifique o no su "impeachment".

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Ver Comentarios

Publicar en su sitio