Tópicos: País | Educación Aumentar tamaño Disminuír tamaño

Hit de Los Prisioneros acompañó performance a favor de los niños y jóvenes excluidos

"El baile de los que sobran" fue interpretado en el frontis de la Casa Central de la Universidad de Chile.

El Hogar de Cristo y la Fundación Súmate llamaron a reflexionar sobre la deserción escolar y a combatirla mediante políticas públicas.

Hogar de Cristo
La manifestación sorprendió a quienes transitaban esta mañana por la Alameda.

La manifestación sorprendió a quienes transitaban esta mañana por la Alameda.

En el frontis de la Casa Central de la Universidad de Chile, en plena Alameda, en el centro de Santiago, esta mañana sonó fuerte el famosísimo "Baile de los que sobran" de Los Prisioneros.

Un grupo de alumnos del Colegio Padre Álvaro Lavín de Maipú y de jóvenes pertenecientes a la Fundación Súmate, que trabaja en la reinserción educativa en los sectores más vulnerables, interpretó la música y letra de Jorge González con el fin de concientizar respecto al drama de la deserción escolar.

Según cifras de la Fundación, más de 67 mil menores de edad, de entre seis y 18 años, se encuentran actualmente fuera del sistema escolar.

Liliana Cortés, directora de Súmate, valoró el resultado de la performance, pero lamentó la escasez de recursos de los que disponen organizaciones de su tipo: "La glosa de apreciación educativa hasta el año 2015 tenía 3.600 millones para este tipo de iniciativas. En los últimos años ha bajado. Por lo tanto, hacemos un llamado a los parlamentarios para que puedan restituir esos fondos y estas iniciativas puedan fortalecerse", señaló.

La actividad de esta mañana fue apoyada por la Municipalidad de Santiago y por el Hogar de Cristo, cuyo director ejecutivo, Juan Cristóbal Romero, remarcó la importancia de "garantizar la continuidad de estudios y el cuarto medio" de todos los jóvenes.

"Hoy día el sistema de educación chileno lo permite. Necesitamos escuelas mejores, profesores mejores, directores mejores, una conciencia especial de que la expulsión, la repetición no es la solución", dijo Romero.

Sebastián, estudiante actual del mencionado Colegio Álvaro Lavín, contó su experiencia en el establecimiento: "Yo tuve problemas en varios colegios y al llegar a éste me ayudaron más. Llegué en 2015. En otros colegios tuve problemas por los profesores, alumnos... Era niño bullying; hacía bullying. Ahora no". 

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Ver Comentarios

Publicar en su sitio