Alejandro Goic cerró con una misa sus 14 años como obispo de Rancagua

Publicado:
Autor: Cooperativa.cl

El papa Francisco aceptó a fines de junio la renuncia del prelado en medio del escándalo de "La cofradía".

Su sucesor, Fernando Ramos, agradeció públicamente "la humildad y sencillez que ha tenido para reconocer y disculparse por su errores y omisiones".

Alejandro Goic cerró con una misa sus 14 años como obispo de Rancagua
Llévatelo:

Una Catedral de Rancagua repleta despidió, la tarde del viernes, al obispo Alejandro Goic, quien con una misa concluyó sus 14 años al mando de la Diócesis.

En la eucaristía asumió formalmente como su sucesor –pero en calidad de administrador apostólico, no obispo titular- Fernando Ramos, quien agradeció públicamente a Goic "la humildad que ha tenido para reconocer sus errores".

La salida del obispo se da en medio del escándalo de "La cofradía", que llevó a la suspensión de 14 párrocos involucrados en supuestas conductas impropias de carácter sexual.

"Tenemos que agradecerle a don Alejandro. Tenemos incluso que agradecerle la humildad y sencillez que ha tenido para reconocer y disculparse por sus errores y omisiones en el ejercicio de sus funciones episcopales, especialmente en este último tiempo. Esta actitud lo colma de humanidad, que reconocemos y agradecemos profundamente", dijo Ramos frente a la concurrencia.

"Nos hemos reunido también esta tarde para mirar hacia adelante. Es cierto que estamos pasando por momentos dolorosos, no solamente en esta Diócesis de Rancagua, sino en toda la Iglesia de Chile. Es cierto que se ha sembrado la desconfianza y nos miramos con sospecha unos a otros; es cierto que a veces en nuestras comunidades eclesiales se han dado situaciones que jamás debieran haber ocurrido. Todo eso es cierto", reflexionó Ramos.

Entre los asistentes a la misa estuvieron los cardenales Ricardo Ezzati y Francisco Javier Errázuriz, y el administrador apostólico de la Diócesis de Talca, Galo Fernández (designado en reemplazo del obispo Horacio Valenzuela, miembro del círculo del cura Karadima).

En su discurso en la Catedral, se refirió al momento complejo que vive la Iglesia Católica, señaló que Cristo ha estado en el centro de su vida, incluso en las malas decisiones que tomó como obispo, y reiteró que el actual momento de la Iglesia le imprime un sello amargo a su despedida.

Sin embargo, al término de la ceremonia comentó: "Realmente hemos vivido una fiesta de fe maravillosa, una expresión de afecto hacia el hermano que parte y el hermano que llega".

"Tengo la certeza de que esta Iglesia va a seguir siendo fiel a Jesucristo y que brillará el día de mañana la verdad, que es la que nos libera", sentenció.

El Ministerio Público continúa llevando a cabo las indagatorias por los párrocos suspendidos en la Diócesis de Rancagua.

Relacionados
Lo + de País