Denunciante se querelló por violación en la Catedral de Santiago

Publicado:
Autor: Cooperativa.cl

El acusador interpuso la acción penal contra el sacerdote Tito Rivera, a quien culpa de haber cometido el vejamen en su contra.

La Fiscalía formalizará al religioso a fines de marzo, pero por el delito de abuso sexual.

Denunciante se querelló por violación en la Catedral de Santiago
 ATON
Llévatelo:

El hombre que denunció haber sido víctima de una violación en la Catedral de Santiago, Daniel Rojas Álvarez (43), interpuso este sábado una querella contra el sacerdote Tito Rivera por el hecho presuntamente ocurrido en 2015.

El abogado Alfredo Morgado explicó que la acción penal es "principalmente contra el hechor material, el sacerdote Tito Rivera, pero también creemos que debe profundizarse la investigación sobre cómo y por qué ocurrió esto en la Catedral, cómo se facilitó esta pieza a este sacerdote".

"Es elemento fundamental en la investigación -agregó- si había denuncias previas, si se conocía o no de conductas impropias antes de que ocurrieran los hechos".

Cabe recordar que la Fiscalía Regional de O'Higgins formalizará el próximo 29 de marzo al religioso por el delito de abuso sexual, y no de violación, como acusó Rojas, aunque la tipificación "podría cambiar" dependiendo de la siguientes diligencias.

"Cuando Ezzati me vea se va a acordar de mí"

De acuerdo con la acusación, que salió a la luz pública esta semana, el hecho se produjo en 2015, cuando el demandante se acercó a la catedral para pedir ayuda para los medicamentos de su hija, donde -según su relato- fue atendido por el sacerdote Tito Rivera y quien lo llevó hasta una pieza en el segundo piso del recinto donde le dio un vaso de agua.

Según su relato, se sintió con muchas dificultades para moverse y después fue violado por el presbítero.

Acusó también que acudió al arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, y que éste sólo lo abrazó -todo en el contexto del confesatorio- y posteriormente le entregó 30 mil pesos a través de otro sacerdote, hecho que fue negado por el cardenal esta semana en una entrevista en televisión.

Tras interponer la querella junto a su abogado, Rojas Álvarez comentó que "no por vivir en la situación en que hoy me encuentro (en situación de calle) no voy a tener derecho a que el Ministerio Público me defienda. Solamente espero la verdad".

Asimismo, le envió un mensaje al arzobispo: "Le diría al cardenal Ezzati que cuando me vea a lo mejor en la sala de audiencias se va a acordar de mí, de cuando me mandó los 30 mil pesos con el padre Pedro. Él dice que no me conoce, pero sí me conoce y eso me duele mucho, me quebrantó cuando escuché eso".

En el proceso canónico en su contra, Rivera fue sancionado en agosto del año pasado a una pena de 10 años de suspensión del ejercicio público sacerdotal y se le estableció la prohibición de reunirse o contactarse con jóvenes, por delitos contra el sexto mandamiento, de cometer actos impuros continuados en el tiempo y con mayores de edad, según el Arzobispado.

LEER ARTICULO COMPLETO

Relacionados