Protección y acogida al migrante, un tema fundamental para el papa Francisco

Desde del inicio de su pontificado el líder católico ha abogado por esta población y ha pedido atender su condición de extrema vulnerabilidad.

"No lo hace en términos paternalistas, sino con un enfoque de derechos humanos", destacan en Chile los jesuitas.

EFE / Archivo
La inmigración es uno de los temas sociales de mayor actualidad en nuestro país, y se prevé que Francisco lo aborde también durante su estadía, la próxima semana.

La inmigración es uno de los temas sociales de mayor actualidad en nuestro país, y se prevé que Francisco lo aborde también durante su estadía, la próxima semana.

Resta sólo una semana para el inicio de las actividades del papa Francisco en Chile, donde se prevé que uno de los temas destacados sea el de la inmigración.

Se trata de un asunto de enorme actualidad social en nuestro país, por la masiva llegada de extranjeros durante los últimos años, y es a la vez un aspecto que ha marcado la agenda y el discurso público del líder católico desde el comienzo de su pontificado.

La migración es, de hecho, parte de su identidad: si bien Jorge Bergoglio nació en Argentina, es hijo y nieto de inmigrantes italianos.

La familia Bergoglio Vasallo llegó al país vecino en 1929, el año de la Gran Depresión, desde el puerto de Genova. En Buenos Aires su padre, Mario, conoció a Regina Sivori, se casaron en 1935 y un año después nació quien hoy es el papa Francisco, el mismo que ha dicho: "Yo sé lo que es la migración".

Se trata de un tema que ha relevado desde el inicio: su primer viaje oficial como papa, en julio de 2013, fue a la isla de Lampedusa, al sur de Italia, zona de migración desde África y de constantes naufragios.

"Inmigrantes muertos en el mar por esas barcas que, en lugar de haber sido una vía de esperanza, han sido una vía de muerte... Así decía el titular del periódico... Desde que, hace algunas semanas, supe esta noticia -desgraciadamente tantas veces repetida- mi pensamiento ha vuelto sobre ella continuamente, como a una espina en el corazón que causa dolor. Y entonces sentí que tenía que venir hoy aquí a rezar, a realizar un gesto de cercanía, pero también a despertar nuestras conciencias para que lo que ha sucedido no se repita", decía Francisco hace poco menos de cinco años.

"¿Quién ha llorado por la muerte de estos hermanos y hermanas? ¿Quién ha llorado por esas personas que iban en la barca? ¿Por las madres jóvenes que llevaban a sus hijos? ¿Por estos hombres que deseaban algo para mantener a sus propias familias? Somos una sociedad que ha olvidado la experiencia de llorar, de 'sufrir con': ¡La globalización de la indiferencia nos ha quitado la capacidad de llorar!", denunciaba.

El pasado 1 de enero, en el primer día de 2018, Francisco volvió sobre la cuestión en un discurso la Plaza de San Pedro: "Deseo una vez más ser portavoz de estos hermanos y hermanas que invocan para su futuro un horizonte de paz. Por esta paz, que es derecho de todos, muchos de ellos están dispuestos a arriesgar su vida en un viaje que en gran parte es largo y peligroso. Están dispuestos a afrontar sufrimientos y cansancio. Por favor, no apaguemos la esperanza en su corazón", declamó.

subir "Enfoque de derechos"

En Chile -como se mencionó- la migración ha sido un tema que progresivamente toma mayor fuerza, como se reflejó en la última campaña presidencial y en la ley que se tramita en el Congreso. ¿En que tono podría abordarlo el papa durante su visita?

Dado que el líder de la Iglesia Católica es también jefe de Estado del Vaticano, se espera que sus intervenciones se orienten a la integración y comunión con quienes llegan al país, con foco en el respeto de sus derechos.

"El papa Francisco no habla de la migración en términos paternalistas, sino que con un enfoque de derechos humanos", aseguró el jesuita José Tomas Vicuña, presidente del directorio del Servicio Jesuita a Migrantes, organismo q.ue estima que para el año 2023 habrá en nuestro país un millón de extranjeros.

El religioso destacó que en el último tiempo Francisco se ha centrado en "cuatro verbos: promover, proteger, acoger e integrar", de modo que su mensaje "no se trata sólo de preocuparse de que los migrantes lleguen al país y ahí uno se desentiende".

El llamado es a que "el Estado tiene que generar políticas acordes a la integración, viendo que la nacionalidad no sea un factor de exclusión", remarcó Vicuña.

Se espera que durante la misa en Iquique, el jueves 18, el papa realice una oración especial por los migrantes, aunque podría haber gestos también en otras actividades, entre ellas la misa en el Parque O'Higgins.

El domingo 14 de enero, un día antes de su llegada a Chile, la Iglesia celebrará la "Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado".

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Ver Comentarios

Publicar en su sitio