TPP, jugando en el Barça

Tras la firma del Acuerdo Transpacífico (TPP), he leído y escuchado muchas objeciones con respecto a lo que conlleva este tratado. Como todo en la vida, estas posturas han sido diferentes, pues mientras algunos “crucifican” este pacto, otros se encargan de mencionar los beneficios que traerá para nuestro país en diferentes ámbitos.

Considerando que esta firma es de carácter trascendental, lo ideal es analizar este acuerdo a través de los costos y los beneficios, si estos últimos superan a los costos, no me cabe duda que obtendremos muchos resultados positivos a través de el, eso sí, tenemos que saber cómo nos favorecemos de éste.

No puedo negar que el TPP se configura como un gran avance para Chile, lo veo casi como cuando un equipo sube de categoría o un jugador se va a jugar al Barcelona.

Lo mismo ocurre con Chile, pues es un gran paso, ya que ser parte de los 12 países que representan el 40% del PIB mundial, un tercio de todo el comercio y unos 800 millones de consumidores, - cifras otorgadas por Cancillería-  genera que el mundo nos mire con otros ojos.  

Hasta el momento, sobre lo que he leído del tema en cuestión, me atrevería a decir que no me he encontrado con la clásica “letra chica”, por lo que no deberíamos sorprendernos con algo que no estaba anteriormente pactado en materias de patentes farmacéuticas, materias laborales,  telecomunicaciones, etc.

Si llevamos este debate netamente al sector exportador de nuestro país, creo que hay un punto fundamental en el TPP que no podemos pasar por alto: la “Acumulación de origen”, que permitirá que las diferentes empresas nacionales puedan usar materias primas de otras economías -pertenecientes a los países del acuerdo-  e incluirlas en sus  productos de exportación y al enviarlas a EEUU serán recibidas como un producto chileno, teniendo además beneficios arancelarios.

Hoy, solo ciertos productos se aprovechan de estos acuerdos y esta es la posibilidad de revertir el escenario actual,pues el TPP puede transformarse en la vía adecuada para que logremos ser exportadores de valor agregado y diversificar la oferta qua actualmente presenta nuestro país al mundo.  

En lo mencionado anteriormente quisiera detenerme, puesto que creo que este avance debe ir de la mano con el desafío que tienen las Universidades, ya que los futuros profesionales deben ser absorbidos por nuevas actividades económicas, las que creo pueden nacer mediante  grandes convenios como el actual.

En escritos anteriores ya he manifestado que las 59 casas de estudio que hay en nuestro país deben destinar recursos y esfuerzos con el objetivo de generar nuevos espacios de trabajo que se acomoden a las necesidades que presentan los nuevos mercados.

El mundo del futuro inevitablemente deberá ir de la mano con el fomento de la  innovación y la tecnología, dos áreas a las que debemos “sacarle el jugo”, ya que tenemos una potencialidad enorme para marcar grandes diferencias en estos aspectos. No puede ser que muchos compatriotas deban instalarse en el extranjero para que sus proyectos sean tomados en cuenta, en esto, creo que llevamos una desventaja no menor.

Otro hecho concreto que tenemos que considerar ante este nuevo acuerdo, es que todas nuestras instituciones debiesen estar bajo este nuevo esquema, no puede ser que los recursos para exportar servicios o valor agregado sean  mínimos, estas  cifras que a veces son irrisorias y si realmente queremos sacar provecho de esto, debemos hacer una reestructuración de algunos servicios del Estado.

El TPP se presenta como una gran oportunidad para fortalecer al sector, sé que se tienen dudas con respecto a algunos de sus puntos, pero no me cabe duda que será positivo para el país.

Estos acuerdos nos permiten crecer, y como dije anteriormente, al igual que en el fútbol no siempre podemos ser jugadores locales, la idea es que salgamos al mundo a mostrar qué tenemos, quienes somos y por qué nos destacamos. 

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Edición
Manola Robles es editora de opinión en Cooperativa.cl mrobles@cooperativa.cl
Columnas recientes
Columnistas