Tópicos: Deportes | Copa Davis | Chile Aumentar tamaño Disminuír tamaño

1976, el año en que Chile rozó la Ensaladera de Plata

El equipo liderado por Jaime Fillol y Patricio Cornejo disputó la final de la Copa Davis en Santiago hace casi 29 años, pero el excelente nivel de Italia y la magnitud del desafío frustró lo que pudo ser uno de los máximos logros del deporte chileno.

Relacionados

El número uno del mundo obtenido por Marcelo Ríos en 1998 y las medallas olímpicas de Nicolás Massú y Fernado González en Atenas 2004 son los máximos logros del tenis y del deporte nacional. Pero Chile pudo haber sumado otro título de primer orden en diciembre de 1976, y tal vez el más importante, cuando el equipo liderado por Jaime Fillol y Patricio Cornejo llegó a disputar la final de la Copa Davis ante Italia y vio desde cerca la tan preciada Ensaladera de Plata.

 

La reciente derrota ante Rusia en Moscú, que marcó el retorno al Grupo Mundial después de 19 años de frustrados intentos, generó grandes expectativas en la afición nacional y centró todas las miradas en lo que Fernando González y Adrián García pudieran hacer frente a la escuadra encabezada por el gigante Marat Safin.

 

Pero todo el interés del país por seguir a sus representantes en Moscú se quedó corto ante el gran hito que se vivió en diciembre de 1976, cuando Chile jugó en Santiago la final de la Copa Davis ante Italia, y cayó por 4-1 en el Court Central del Estadio Nacional.

 

 

Hans Gildemeister, Alvaro Fillol y Belus Prajoux completaban el equipo capitaneado por Luis Ayala. (Foto: www.fillol.com)

Jaime Fillol, Patricio Cornejo y Belus Prajoux fueron los tres protagonistas de esta página de la historia deportiva nacional (en un equipo que completaban Alvaro Fillol y un joven Hans Gildemeister), y en diálogo con Cooperativa.cl recordaron lo que fue aquel momento que logró paralizar a un país en torno a una raqueta.

 

 

"Había una gran efervescencia, y era puro tenis no más, en las radios, en las revistas. Yo recuerdo que a veces salíamos a comer y en muchos lugares alguien que estaba allí nos pagaba la cuenta, o llegabas a un restaurante o a un lugar y la gente se levantaba y nos aplaudía", rememoró Patricio Cornejo, el segundo singlista nacional.

 

Chile disputaba la final y ello fue el gran tema en un país convulsionado y con una delicada situación interna bajo el régimen de Augusto Pinochet, pero la dictadura militar también adquirió protagonismo en el aspecto deportivo cuando el equipo nacional debió disputar la semifinal de 1976 ante Rusia.

 

"Había otro Gobierno, eran otras las personas que estaban a cargo del país, por decirlo de alguna manera, y los rusos no quisieron venir. Entonces nosotros pasamos por walk over a la final", señaló Cornejo, aunque aclaró que Chile tenía todo para ganar esa serie.

 

Similar es la visión de Jaime Fillol, quien aseguró que "el equipo ruso era bastante ganable", y desestimó que el paso libre a la final pueda minimizar en algo el logro de jugar por la Ensaladera de Plata ante Italia.

 

"Nosotros no estábamos asustados de jugar con ellos porque creíamos que era un partido que podíamos ganar, y no creo que la afición o el mundo del tenis esté pensando que no éramos unos finalistas válidos. Estábamos demostrando hacía tiempo que teníamos buen equipo", manifestó Fillol.

 

El mejor ejemplo del nivel del conjunto capitaneado por Luis Ayala estuvo un año antes, cuando Chile llegó hasta las semifinales de la competencia, que perdió por 4-1 ante Suecia, en Bastad, en un ambiente marcado por el difícil contexto socio político nacional.

 

 

La ilusión chilena duró poco en la gran final

 

 

El viernes 17 de diciembre de 1976, Chile e Italia salieron a la arcilla del Court Central del Estadio Nacional para comenzar la disputa por obtener la preciada Ensaladera de Plata.

 

 

Chile e Italia observan la Ensaladera de Plata antes de la gran final de la Copa Davis. (Foto: www.fillol.com)

Capitaneados por Nicola Pietrangeli, los italianos contaban con Adriano Panatta (7º de ese entonces, y uno de los tres mejores tenistas del mundo), como su gran figura. Pero además estaban Corrado Barazzutti (20º), Antonio Zugarelli (30º) y Paolo Bertolucci (33º), jugadores de excelente nivel que ante Chile sacaron a relucir lo mejor de su tenis.

 

 

El sorteo fue "favorable" para Chile, ya que el número uno nacional, Jaime Fillol, debía abrir la serie ante el dos italiano, Corrado Barazzutti, en un encuentro que daba la gran posibilidad de ganar el primer punto y asegurar, al menos, una cerrada disputa hasta el tercer día de competencia.

 

Sin embargo, Fillol cayó por 5-7, 6-4, 5-7 y 1-6 y dejó a Patricio Cornejo con la difícil misión de derrotar al favorito italiano para emparejar las acciones, pero Panatta respondió a sus pergaminos y se impuso por 6-3, 6-1 y 6-3.

 

"La consigna era que al que le tocara jugar con Barazzutti tenía que ganar. Muriendo, en cinco sets, en 200 sets, daba lo mismo, pero ese punto había que ganarlo y era la única manera de llegar el día del dobles mejor, con una posibilidad mucho más real de algo", señaló Cornejo.

 

La gran opción chilena estaba el día sábado, con Fillol y Cornejo como una consolidada pareja a nivel internacional, pero la dupla de Panatta y Paolo Bartolucci entró con toda la fuerza que le daba el 2-0 a favor, y aseguró el título de la Copa Davis con una victoria por 3-6, 6-2, 9-7 y 6-3.

 

Chile jugó por el honor el domingo 19 de diciembre, pero un fulminante problema cardíaco de Patricio Cornejo en la madrugada lo imposibilitó de presentarse a disputar el quinto punto.

 

"Tuve una pericarditis porque me agarré un virus por culpa del aire acondicionado. Habían fiestas todas las noches en el Hotel Sheraton, y yo prefería escuchar el ruido del aire acondicionado, pero me tenía que despertar todas las noches a cortarlo porque sentía frío en la pieza, y como llegamos una semana antes, yo me agarré este problema", explicó Cornejo.

 

 

Jaime Fillol y Adriano Panatta. El número uno italiano ganó el cuarto punto el domingo 19 de diciembre. (Foto: www.fillol.com)

El encargado de entrar a la cancha entonces fue Belus Prajoux, quien debió enfrentar a Antonio Zugarelli con el marcador 4-0 en contra, tras la derrota de Fillol ante Panatta. Y fue justamente el "convidado de piedra", quien otorgó a Chile el histórico punto en la final de 1976.

 

 

"Es una de las grandes cosas que he hecho en lo que fue mi carrera deportiva, porque disputar una final de Copa Davis jugando un partido, y ganar el punto frente a un jugador que estaba rankeado dentro de los 30 primeros del mundo, delante de mi gente y de mi país fue algo realmente emocionante, y creo que histórico también", relató Prajoux.

 

Chile cayó por 4-1 ante Italia y vio frustrado el gran sueño de alcanzar la Ensaladera de Plata. A casi 29 años de la final de diciembre de 1976, ¿en qué se falló? Esta es la respuesta de los protagonistas:

 

Patricio Cornejo: "Yo trato de ser lo más honesto posible y creo que con Italia no jugué bien, pero yo lo atribuyo un poco porque el llegar a una final de la Copa Davis quizás me quedó grande, y no tuve la capacidad para dejar las emociones de lo que significaba jugar una final del mundo".

 

Jaime Fillol: "Uno diría 'estaba presionado', pero otras veces también lo ha estado y ha jugado bien, y no es tan fácil dar una razón de por qué no se rindió. Uno, buscando razones, piensa que a lo mejor estábamos más cansados que los italianos, pero cómo lo vamos a determinar cuando eso se debió haber visto en ese momento".

 

 

Chile 1 - 4 Italia

 

 

Viernes 17 de diciembre

Corrado Barazzutti derrotó a Jaime Fillol, por 7-5, 4-6, 7-5 y 6-1.

Adriano Panatta a Patricio Cornejo, por 6-3, 6-1 y 6-3.

 

Sábado 18 de diciembre

Paolo Bertolucci/Adriano Panatta a Jaime Fillol/Patricio Cornejo, por 3-6, 6-2, 9-7 y 6-3.

 

Domingo 19 de diciembre

Adriano Panatta a Jaime Fillol, por 8-6, 6-4, 3-6 y 10-8.

Belus Prajoux a Antonio Zugarelli, por 6-4, 6-4 y 6-2. (Cooperativa.cl)

Repercusión en Twitter

Publicar en su sitio