Tópicos: Mundo | Vaticano Aumentar tamaño Disminuír tamaño

Vaticano publicó los "10 mandamientos" del conductor

La Santa Sede lanzó un texto en el que exhorta a los fieles a poner en práctica conductas que pongan a freno a las millones de muertes que se registran en las carreteras.

Relacionados

El Vaticano expresó su preocupación por las numerosas muertes que se registran a diario en accidentes de tránsito, por lo que llamó a poner en práctica un decálogo del conductor cuyo primer "mandamiento" es "no matarás".

 

Así se destaca en el documento "Orientaciones para la pastoral de la carretera".

 

El documento resalta que las carreteras y las calles deben estar al servicio del hombre, y deja de manifiesto que los comportamientos cambian radicalmente si se es conductor o peatón.

 

Según el escrito, en muchas personas cuando conducen aflora el instinto de dominio, prepotencia y poder, y el automóvil lo usan como objeto de ostentación de si mismos, para eclipsar a los demás y suscitar envidias.

 

El texto también da cuenta de supuestos comportamientos "poco equilibrados" en muchos conductores como la falta de cortesía, gestos ofensivos, blasfemias, pérdidas del sentido de la responsabilidad, violación deliberada de las normas de tránsito, etcétera.

 

"Conducir quiere decir controlarse", afirma el texto, que señala que los automóviles deben estar siempre revisados.

 

También destaca que en el siglo XX unas 35 millones de personas murieron en accidente de carretera y los heridos fueron mil millones y medio.

 

Ante esos alarmantes datos, el Vaticano exhortó a respetar las normas de circulación y recordó la "virtud de la prudencia", a la vez que advirtió sobre la distracción y el uso de teléfonos móviles durante la conducción, así como conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas.

 

Ante accidentes con o sin muertes, el documento recuerda la "virtud de la justicia" y el que el causante responda ante ella para reparar el daño causado.

 

También señala la necesidad de animar a las familias de las víctimas para que perdonen al agresor.

 

El documento resalta que no está de más que el viajero se haga la señal de la cruz antes de emprender un recorrido, ya con ese signo "nos entregamos directamente a la protección de la Santísima Trinidad".

 

Asimismo señala que igualmente puede ser productivo orar y rezar el rosario durante el viaje, lo que curiosamente en la práctica también podría ser un factor de distracción.

 

El décalogo

 

1. No matarás.

2. La carretera sea para ti un instrumento de comunión entre las personas y no de daño mortal.

3. Cortesía, corrección y prudencia te ayuden a superar los imprevistos.

4. Sé caritativo y ayuda al prójimo en la necesidad, especialmente si es víctima de un accidente.

5. El automóvil no será para ti expresión de poder y dominio y ocasión de pecado.

6. Convence con caridad a los jóvenes y a los que ya no lo son a que no se pongan al volante cuando no están en condiciones de hacerlo.

7. Brinda apoyo a las familias de las víctimas de los accidentes.

8. Reúne a la víctima con el automovilista agresor en el momento oportuno, para que puedan vivir la experiencia liberadora del perdón.

9. En la carretera ampara al más débil.

10. Siéntete tu mismo responsable de los demás. (EFE)

Repercusión en Twitter

Publicar en su sitio