Tópicos: Cultura

Creador de “Jesús se subió al tren” expresó que su obra es una reflexión sobre el perdón

Publicado:
Autor: Cooperativa.cl

Stephen Adly, creador de la pieza teatral “Jesús se subió al metro”, que narra la relación entre criminales en Nueva York, aseguró que los fuertes contenidos de sus obras intentan reflexionar sobre el perdón y la redención. El dramaturgo se encuentra en Chile para la presentación del montaje, el que se estrena este jueves en el Teatro San Ginés con Daniel Muñoz como protagonista.

Llévatelo:

“En mi obra relato cosas horribles, pero también abordo el tema de la cristiandad enfocado desde la perspectiva del perdón, de la redención de los pecados cometidos. Yo intento utilizar una metodología en la que busco siempre al peor personaje, al más malo, algo así como el peor ejemplo de la sociedad, pero al hacerlo lo que busco es poner a prueba la noción de la redención, la capacidad del perdón”, dijo Adly. Para el dramaturgo, su obra posee un profundo sentimiento cristiano, en un momento en que, sostiene, la religión mundial no atraviesa por un buen momento. “‘Jesús se subió al metro’ es una obra que reafirma la fe, en ningún caso la niega y desde ese punto de vista no cabría molestia, por ejemplo, de parte de la Iglesia. Tal vez lo que ha provocado mayor controversia sea el título, considerando que la religión y la Iglesia en general no está pasando por el mejor momento en el país (EE.UU.)”, manifestó el escritor. En la obra “Jesús se subió al metro”, cuya traducción literal es “Jesús se coló al metro” (“Jesus hopped the 'A' train”), Daniel Muñoz encarnará a Angel Cruz, un joven que asesina a un sacerdote y que, una vez en la cárcel, debe elegir entre la libertad y su conciencia. La pieza teatral está dirigida por Carlos Osorio y cuenta en su elenco, además de Muñoz, a Tito Bustamante, Rodolfo Pulgar, Sergio Gajardo y Patricia Velasco. Carlos Osorio, junto con dirigir “Jesús se subió al tren” consiguió los derechos, la tradujo y conservó los nombres de los personajes originales y la trajo a Chile para montarla. “Me conseguí la obra (...) empecé a buscar actores, conseguí los derechos, me acerqué a la embajada de Estados Unidos a pedirles patrocinio y un poco entregarles a los chilenos también no solamente una maravillosa obra sino que pensamientos de un dramaturgo joven neoyorquino y que se derriben esos prejuicios de que la gente en Nueva York es millonaria”, dijo Osorio. El director, que tradujo también “Los monólogos de la vagina”, montada por Liliana Ross en Chile, sostuvo que lo que hizo con la pieza fue “achilenar el texto, no la obra”, motivo por el cual se mantuvieron los nombres extranjeros.

Relacionados
Lo + de Cultura