Tópicos: Cultura | Literatura Aumentar tamaño Disminuír tamaño

En noviembre debuta novela que ficciona sobre un Chile en que Allende no fue derrocado

"Synco", de Jorge Baradit, presenta como un país que se alza como el primer Estado cibernético de la historia.

La trama transcurre en 1979 con personajes como Pinochet, Lagos y Alberto Bachelet, entre otros.

El escritor Jorge Baradit tomó uno de los proyectos de Salvador Allende que tal como su Gobierno, quedaron en nada a raíz del golpe de 1973, específicamente el denominado Sistema de Información y Control, una especie de red informática que permitiría conectar en tiempo real a las empresas del Estado a través de un cerebro electrónico.

A partir de esta iniciativa que el diario The Guardian llamó en su minuto "la internet de Allende", el autor juega con un país imaginario donde en 1979 el líder de la UP sigue en el poder, gracias a que el Golpe de 1973 fue abortado, con Augusto Pinochet como defensor del régimen constitucional de la jornada del 11 de septiembre de ese año.

La novela lleva por título "Synco" y llegará a librerías en el mes de noviembre, promete generar más de alguna discusión por su tono provocativo y el hecho de que figuran conocidas personalidades con nombre y apellido desempeñando roles totalmente opuestos a la historia reciente.

Por ejemplo Fernando Flores es el ministro de Nuevas Tecnologías; Miguel Serrano es el canciller y uno de los responsables del estado policial que opera en el país; Pinochet es un retirado general, recordado por el pueblo como uno de sus héroes; mientras que Ricardo Lagos es un oscuro burócrata, en una trama en la que poco a poco que todo es mucho más compleja de lo que parece en un principio.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Repercusión en Twitter

Publicar en su sitio