Con un atractivo e intenso "Pagliacci" volvió la ópera a Rancagua

Publicado:
| Periodista Digital: Joel Poblete

Tras casi 3 años se presentó una obra lírica en el teatro regional.

El popular título italiano está ambientado en el Sewell de los '50.

Con un atractivo e intenso
 Teatro Regional de Rancagua
Llévatelo:

Inaugurado en 2013, en poco tiempo el Teatro Regional de Rancagua se convirtió en uno de los escenarios más pujantes en el auge que la ópera ha empezado a tener fuera de Santiago.

Iniciando este desafío, en 2015 con "El barbero de Sevilla" de Rossini, ese mismo año se anotó un hito: El memorable y muy elogiado estreno en Sudamérica de la ópera barroca "Platée" de Rameau, continuando al año siguiente con "Don Giovanni" de Mozart, el debut en Chile de "Las Indias galantes" de Rameau y el "Orfeo" de Monteverdi.

Pero desde entonces el género lírico estuvo ausente de ese escenario, y a excepción de una multitudinaria "Carmen" de Bizet montada en la medialuna local a fines de 2017, Rancagua no había retomado las producciones de ópera.

Por eso, es sin duda una excelente noticia que este año al fin se haya recuperado este impulso en el teatro regional rancagüino, con una breve pero atractiva temporada de ópera y ballet que incluirá en agosto la comedia "La cenicienta" de Rossini y en diciembre el popular "Cascanueces", y acaba de inaugurarse con uno de los títulos líricos más reconocidos del repertorio: "Pagliacci", del italiano Ruggero Leoncavallo, que se presentó en dos funciones el viernes 10 y sábado 11, en coproducción con el Municipal de Santiago.

Y lo positivo se dio además por que los resultados de este montaje, creado especialmente para la ocasión, estuvieron en un muy buen nivel y el espectáculo fue recibido con entusiasmo por el público, al menos en la función de estreno a la que asistimos.

Considerando que en el último tiempo Rancagua se ha visto envuelta en distintas polémicas a nivel nacional -incluyendo precisamente una investigación por eventuales irregularidades y malversación de fondos públicos en el propio teatro, en cuyo marco en los próximos días se formalizará al alcalde Eduardo Soto-, es muy bueno que ahora al menos se la asocie nuevamente a un evento cultural merecedor de aplausos.

 

Imagen foto_00000017
Foto: Teatro Regional de Rancagua

 

Por su brevedad (dura alrededor de 75 minutos), es habitual que "Pagliacci" ("Payasos", en español) se ofrezca junto a otra partitura de duración reducida, pero en este caso se dio sola y además de corrido, sin el habitual intermedio que divide sus dos actos.

Desde su estreno, en 1892, nunca ha dejado de contar con el fervor del público, con su historia dramática en un contexto realista (habitualmente se la considera una de las representantes más emblemáticas del movimiento verista) y que puede conectar fácilmente con los espectadores de cualquier lugar y época: una humilde compañía de payasos llega a un pequeño pueblo para presentar su espectáculo, pero la línea entre el show y la realidad se verá afectada cuando el líder del grupo, Canio, descubra que su joven esposa Nedda lo engaña con un lugareño, Silvio.

Justamente esa misma cercanía con la audiencia es la que al parecer buscó la puesta en escena ideada por Rodrigo Navarrete, al ambientar la historia en el Chile de los años 50, más específicamente en un lugar que es un ícono para los habitantes de la región: Sewell, la emblemática ciudad minera cordillerana con sus coloridas edificaciones en medio de la montaña, las mismas que reprodujo la bonita escenografía de Marianela Camaño que aprovechó bastante bien las dimensiones del escenario, apoyada por la iluminación de Ricardo Castro (aunque hubo algunos cambios de luces de un momento a otro que parecieron algo bruscos y curiosos). El vestuario de Loreto Monsalve destacó especialmente en los atuendos de los lugareños.

Además de su destacada carrera como cantante lírico que se inició hace ya 30 años, Navarrete ha estado incursionando con éxito en el último tiempo en la dirección de escena en distintos escenarios del país; de hecho, estuvo a cargo de la ya mencionada "Carmen" rancagüina de 2017, y en octubre desempeñará esta responsabilidad en la nueva producción de "La italiana en Argel" de Rossini en el Municipal de Santiago.

 

Imagen foto_00000018
Foto: Teatro Regional de Rancagua

 

Para este "Pagliacci" desarrolló un montaje atractivo, ágil, dinámico y muy efectivo, donde tuvieron relevancia no sólo los desplazamientos de los solistas, sino además los movimientos de los integrantes del coro, interactuando con actores y acróbatas. Fue intensa y llena de detalles (por ejemplo, el uso de las ventanas en los pisos superiores de los edificios, incluso una en la que misteriosamente unas manos dejaban sangre estampada), además de aspectos sorprendentes y nunca vistos en otras producciones de esta obra en Chile, desde los elementos eróticos de la infidelidad que incluyeron puntuales "destapes" de un par de solistas -los que probablemente incomodaron a más de algún espectador más tradicional, pero no cayeron en la vulgaridad ni pueden ser tan fácilmente calificados de gratuitos o injustificados- hasta el impactante y casi cinematográfico desenlace.

Pero además de la historia misma, sin duda es la hermosa y expresiva partitura de Ruggero Leoncavallo lo que ha permitido que "Pagliacci" siga siendo tan querida y apreciada por los operáticos hasta el día de hoy. Tan pronto líricas y poéticas como tensas, agitadas y violentas, sus melodías ya son inmortales, y en esta ocasión estuvieron muy bien servidas.

El director cubano radicado en Chile Eduardo Díaz guió a la Orquesta Sinfónica Juvenil del Teatro Regional de Rancagua en una lectura atenta y matizada, tan intensa y apasionada como la puesta en escena, a tal punto que en un momento de la noche de estreno su batuta salió volando y aterrizó en el escenario. Se agradece que el maestro haya ofrecido una versión muy completa, evitando algunos de los cortes tradicionales de la pieza, aunque hay detalles que aún se pueden pulir, como por ejemplo el balance entre el volumen orquestal y las voces de los cantantes.

Imagen foto_00000019
Foto: Teatro Regional de Rancagua

 

El plano vocal estuvo muy bien resuelto, gracias a un elenco casi totalmente chileno que unió acertadamente a una de las más reconocidas figuras de la lírica nacional con algunos de los talentos jóvenes que más han destacado en los últimos años. Demostrando desde el inicio la veteranía de sus tres décadas en el escenario, el tenor José Azócar fue una vez más un Canio muy idóneo y creíble en lo físico y vocal, y como era de esperar se lució tanto en una sentida versión de "Vesti la giubba" como en "No, Pagliaccio non son".

A su lado, la soprano Marcela González fue su esposa infiel, Nedda, en un enfoque mucho más sensual y desinhibido que lo habitual, faceta que la cantante ya resaltara en ese mismo escenario en 2016 con su Zerlina en la ópera "Don Giovanni"; segura y desenvuelta en lo teatral, vocalmente destacó en la interpretación de su Ballatella, "Stridono lassù".

Por otro lado, en principio, tal vez era demasiado pronto para que Matías Moncada abordara al jorobado payaso Tonio y además su voz no era la más adecuada para este personaje que habitualmente es interpretado por barítonos, mientras hasta ahora este joven y ascendente cantante siempre aparecía presentado como bajo-barítono, e incluso en el programa de sala para estas funciones figura como bajo.

Efectivamente, su timbre y color más oscuro y los tonos graves se adaptan mejor a algunos momentos del rol, e incluso se prescindió de algunas notas agudas a la que los operáticos se han acostumbrado por tradición, pero finalmente en conjunto Moncada cantó con efusión, supo manejar con inteligencia su material vocal al servicio del papel y se convirtió en uno de los elementos fundamentales en los buenos logros teatrales de esta producción: desde el inicio, cuando comenzó a cantar el "Prólogo" entre el público desde una de las butacas para luego desplazarse hasta el escenario, a las últimas escenas, cuando hasta se lució haciendo malabarismo, fue un muy humano Tonio, tan despechado, humillado y vengativo como se puede esperar.

 

Imagen foto_00000020
Foto: Teatro Regional de Rancagua

 

El tenor David Rojas fue un adecuado y simpático Beppe, que aprovechó muy bien su momento solista, la encantadora "O Colombina, il tenero fido Arlecchin". Por su parte, el barítono cubano Eleomar Cuello, también radicado en el país y quien ha estado realizando una interesante carrera en los últimos años en distintos escenarios locales (no sólo en Rancagua, también en ciudades como Talca y en el Municipal de Santiago y el Teatro Municipal de Las Condes), tuvo un excelente desempeño por partida doble, sólido en el rol de Silvio y además como director del estupendo Coro Polifónico de Rancagua, entusiasta y de muy buen desempeño no sólo en lo vocal sino también en lo escénico, como requería este montaje. Mención especial además para el aporte del Coro Infantil de Rancagua dirigido por Geraldine Palma.

En conjunto, un muy bienvenido y meritorio regreso a la ópera para el Teatro Regional de Rancagua.

LEER ARTICULO COMPLETO

Relacionados