Casi 500 pandilleros infiltraron cuerpos de Seguridad salvadoreños desde 2010

Publicado:
Autor: Cooperativa.cl

Autoridades señalaron que buscan adquirir adiestramiento y abastecerse de uniformes y armas.

Entre estos casos destacó el de un agente que vendió uniformes policiales a pandilleros de la localidad de Ciudad Delgado.

info Recuerda nuestra campaña "Todos podemos hacer más", si tienes una iniciativa solidaria que quieras comunicar, llámanos al 223648003 o visita nuestro sitio si quieres hacer tu aporte
Casi 500 pandilleros infiltraron cuerpos de Seguridad salvadoreños desde 2010
 EFE

Entre 2010 y 2015 al menos 435 miembros de la Fuerza Armada fueron expulsados por poseer "algún vínculo" con las pandillas.

Llévatelo:

Al menos 483 pandilleros o personas ligadas a eso grupos o "maras" se infiltraron en los cuerpos de Seguridad salvadoreños desde el año 2010, según información oficial a la que EFE tuvo acceso.

El informe del Ministerio de Defensa da cuenta de que entre el 2010 y 2015 al menos 435 miembros de la Fuerza Armada fueron expulsados por poseer "algún vinculo" con las pandillas.

Según los datos, en el año 2015 se registró el mayor número de militares separados del cuerpo de seguridad cuando totalizaron 265, seguido de 2014 con 91, y 2011 con 41.

En los años 2010, 2012 y 2015 se registraron 13, 10 y 15 casos, respectivamente, según los datos de las Unidades de Acceso a la Información Pública del Ministerio de Defensa, la Academia Nacional de Seguridad Pública (ANSP) y la Policía Nacional Civil (PNC).

Pandillas en los Comandos de Fuerzas Especiales

La entidad también informó de que, entre estos expulsados del Ejército, se encuentran 10 miembros de los Comandos de Fuerzas Especiales y uno del Estado Mayor Presidencial.

Añadió que todos los marginados del ente de seguridad eran hombres con edades entre 21 y 35 años, sin especificar las pandillas a las que pertenecían o con las que tenían nexos, pese a que en el requerimiento hecho mediante la Ley de Acceso a la Información Pública se solicitó el dato.

Asimismo, las autoridades separaron de la Academia Nacional de Seguridad Pública a un total de 39 aspirantes a policías, de estos 25 pertenecían a la Mara Salvatrucha (MS13), 13 al Barrio 18 y uno a otra pandilla que no fue identificada.

De los implicados, 13 eran mujeres y 26 hombres de entre 19 y 29 años. Los años en que más infiltrados se expulsaron fueron el 2011 con 14 y el 2014 con 10.

Por otra parte, la información proporcionada por la PNC señaló que en el referido lapso fueron expulsados 9 policías por sus vínculos con pandillas.

De estos agentes, 8 eran hombres y una mujer de los que solo detalló que uno tenía vínculos con la MS13 y uno con el Barrio 18, mientras que el resto estaban "sin definir".

Entre estos casos destacó el de un agente que vendió uniformes policiales a pandilleros de la localidad de Ciudad Delgado.

"Las instituciones del Estado permanecen vigilantes"

En diciembre de 2015, el portavoz de la Presidencia salvadoreña, Eugenio Chicas, reconoció en una entrevista con EFE la infiltración de pandilleros a los cuerpos de Seguridad, pues "estas instituciones se nutren de jóvenes de la sociedad y las pandillas están ahí".

Chicas explicó en esa ocasión que la Fuerza Armada detectó unos 100 casos de personas vinculadas a grupos criminales que "entraron o intentaron entrar" en el cuerpo, pero "fueron detectados por la inteligencia del Ejército y automáticamente expulsados o no admitidos".

Añadió que "igual que en el caso del Ejército, en la Policía Nacional Civil (PNC), se detectaron más de 200 casos, que fueron expulsados aquellos que lograron entrar y no admitidos los que se descubrieron antes de llegar a formar parte de la institución".

Días después Chicas se desdijo y en declaraciones al diario La Prensa Gráfica aseguró que "más bien nosotros lo que hemos señalado siempre es la capacidad de las instituciones del Estado para permanecer vigilantes y rechazar cualquier grado de penetración, de infiltración" de pandillas.

Diferentes autoridades salvadoreñas han señalado que las pandillas buscan infiltrarse en las instituciones de seguridad para abastecerse de uniformes, armas y para adquirir adiestramiento para multiplicarlos al interior de sus estructuras.

LEER ARTICULO COMPLETO

Suscríbete a nuestro newsletter