Balotaje en Uruguay sin resultados oficiales por ajustada diferencia de votos

Publicado:
| Periodista Digital: Cooperativa.cl / EFE

Solo 28.666 votos separan a Luis Lacalle Pou (centroderecha) y Daniel Martínez (izquierda) con el 100 por ciento del escrutinio.

El ganador se conocerá entre el "jueves o viernes", indicaron desde la Corte Electoral.

Balotaje en Uruguay sin resultados oficiales por ajustada diferencia de votos
 EFE

La definición dependerá de los votos observados.

Llévatelo:

Solo 28.666 votos separaron este domingo al candidato a la presidencia de Uruguay del Partido Nacional (PN, centroderecha), Luis Lacalle Pou, y al del Frente Amplio (FA, izquierda), Daniel Martínez, al término del escrutinio de la Corte Electoral para la segunda vuelta de los comicios presidenciales.

Con el 100 por ciento del voto escrutado, la fórmula integrada por Lacalle Pou y Beatriz Argimón como aspirante a vicepresidenta obtuvo 1.168.019 votos, por 1.139.353 para Martínez y su compañera, Graciela Villar, por lo que ni siquiera llegó a 30.000 la diferencia de sufragios entre ambos.

El presidente de la Corte Electoral, José Arocena, confirmó a El País de Uruguay que el ganador se conocerá entre el "jueves o viernes" y que la definición dependerá de los votos observados.

Como los votos denominados 'observados', es decir, los de aquellas personas que emiten su sufragio en diferente lugar a su circuito original por algún motivo justificado, ascendieron a 35.229, la Corte Electoral todavía no ha podido proclamar un ganador de la contienda.

Los votos observados son aquellos de las personas que no pudieron votar en las mesas que les correspondía, como por ejemplo los presidentes, secretarios y demás funcionarios de las mesas electorales que no pudieron acudir a su circuito habitual.

Si la cantidad de votos observados es prácticamente la misma o superior a los votos que separan a uno y otro candidato, como es el caso, la Corte Electoral no es capaz de anunciar un ganador.

La Corte disfrutará de un día de descanso este lunes, por lo que el martes a las 9.00 horas locales reanudará la tarea del recuento de votos para ver cuántos de esos 'observados' son hábiles o no y a cuál de las dos candidaturas se suma.

Por ello hasta el jueves o el viernes no dará el nombre del presidente electo para el período ejecutivo 2020-2025.

Tras nueve meses de campaña electoral, unas elecciones internas en junio, la celebración de una primera vuelta de comicios presidenciales en octubre y la segunda este domingo, Uruguay sigue sin saber quién sucederá al actual mandatario, Tabaré Vázquez, del Frente Amplio.

En este cuarto balotaje, o segunda vuelta, en la historia electoral del país suramericano desde su creación en la reforma de 1996, la igualdad ha sido la nota predominante, hasta el punto de que la noche se cerró con un 1,2 por ciento de diferencia entre Lacalle Pou y Martínez, pese a que las encuestas previas anunciaban una ventaja para el nacionalista de entre 6 y 8 puntos.

Unos 2,7 millones de ciudadanos estaban llamados a las urnas este domingo para elegir entre la continuidad del cuarto mandato consecutivo del FA o el cambio de la coalición opositora liderada por Lacalle Pou.

"Situación inédita"

En un escenario incierto, ante la posibilidad de que la Corte Electoral uruguaya no pueda anunciar el nombre del presidente electo hasta dentro de varios días, por lo estrecho del escrutinio definitivo, Martínez apeló a la necesidad de acuerdos y diálogos entre todas las fuerzas políticas, además de calificar como "situación inédita" la ocurrido en el balotaje.

"Quedó demostrado que no alcanzaba con acuerdos entre cuatro paredes. El pueblo uruguayo es inteligente, decide con su corazón y su cabeza, aceptemos ahora el desafío", gritó Martínez micrófono en mano, en alusión a la coalición "multicolor", integrada por la mayoría de fuerzas de la oposición en torno a Lacalle.

El candidato del Frente Amplio sostuvo que "los que nos deja esta elección, que parecía que para algunos iba a ser otra cosa, es que la fuerza del que sea electo presidente en ninguna de las dos opciones va a llegar al 50 por ciento, lo que indica que tenemos la tarea histórica de buscar los entendimientos y las construcciones que nos permitan en un solo país, en un solo Uruguay, gobernar para la gente".

LEER ARTICULO COMPLETO

Relacionados