La basura espacial pondrá en peligro a los astronautas de la nave Atlantis

Publicado:
Autor: Cooperativa.cl

Los residuos se encuentran mayormente en la órbita del telescopio Hubble.

Los objetos se desplazan a 35.000 kilómetros por hora y cualquier impacto podría ser catastrófico.

Llévatelo:

La misión de servicio del Atlantis al telescopio espacial Hubble será el próximo mes una de las más peligrosas en la historia de los transbordadores, especialmente por la basura espacial que circunda la tierra.

Esa basura, que se encuentra mayormente en la órbita del telescopio Hubble, puede complicar esta misión en la que los astronautas tendrán que operar sin el abrigo de la Estación Espacial Internacional.

Durante la misión STS-125 del Atlantis, dos de sus astronautas realizarán cinco caminatas durante las que instalarán nuevas baterías, cámaras y giroscopios para permitir que el observatorio continúe su tarea, lejos de la distorsión atmosférica.

A diferencia de las misiones a la EEI (Estación Espacial Internacional) en las que los "caminantes" espaciales contaban con el recurso de ingresar rápidamente al complejo en caso de emergencia, en esta ocasión sólo estará junto a ellos el transbordador y el Hubble no tiene espacio para ellos.

Tampoco contarán con el mismo tipo de asistencia que les proporcionaba un especialista desde la EEI.

Las autoridades de la NASA aseguran que se han tomado todas las medidas para afrontar una emergencia y que el Endeavour estará listo en su plataforma del Centro Espacial Kennedy, en Florida, para partir en auxilio de los tripulantes del Atlantis si fuera necesario.

Un basurero en el sistema solar

Lo que está fuera de su control son los meteoritos y los más de 100.000 trozos o escombros que pululan por el espacio y que son todavía más abundantes en la órbita del Hubble, a poco más de 500 kilómetros de la superficie terrestre.

Se trata de restos de nave, tornillos, trozos de satélites y otra "basura" cuyo tamaño va desde unos pocos milímetros hasta varios metros, y que comenzaron a acumularse desde 1965, cuando el astronauta estadounidense Ed White, el primer caminante espacial, perdió un guante de repuesto durante su paseo extravehicular.

Esos objetos se desplazan a unos 35.000 kilómetros por hora y a esa velocidad cualquier impacto en la nave podría ser catastrófico, según los expertos.

LEER ARTICULO COMPLETO

Relacionados