Tópicos: Sociedad | Salud | Corazón Aumentar tamaño Disminuír tamaño

Manos y pies fríos pueden ser sinónimos de enfermedades circulatorias

La principal advertencia para detectar una dolencia asociada a la circulación es cuando en los pies y/o las manos comienzan a aparecer heridas en el área entre los dedos índice y pulgar.

Relacionados

Por Andrea Obaid C.

aobaid@cooperativa.cl

 

Las manos y los pies fríos pueden ser, en algunos casos, síntoma de problemas en el sistema circulatorio, según especialistas.

 

"Existen varias enfermedades de distinto origen que se pueden asociar a estos síntomas que explican los cambios de coloración en la piel y el dolor intenso asociado", aseguró el doctor Leopoldo Mariné, cirujano vascular del Hospital Clínico de la Universidad Católica.

 

La principal advertencia para detectar una dolencia asociada a la circulación es cuando en los pies y/o las manos comienzan a aparecer heridas en el área entre los dedos índice y pulgar, las cuales son muy dolorosas y que no cicatrizan.

 

"La mayoría de las personas sufren todos los inviernos de enfriamiento de sus extremidades, pero hay que preocuparse cuando es la primera vez les pasa y aparecen las heridas", explicó a Cooperativa.cl Renato Mertens, jefe del Programa de Especialización en Cirugía Vascular del Hospital Clínico de la UC.

 

"Es normal y recurrente que se enfríen las manos y los pies. Esto significa que el cuerpo está utilizando un mecanismo de defensa ante el frío y privilegia mantener la temperatura en órganos importantes como el corazón", agrega.

 

Entre las enfermedades que se podrían generar por falta de circulación están las reumatológicas como la vasculitis, en la que se inflaman y engruesan las paredes de las arterias, lo que deriva en la disminución del aporte de sangre a los dedos de las manos.

 

También está el síndrome de Raynaud, que también cuenta entre sus síntomas el enfriamiento de las extremidades. Son episodios que duran minutos, en los cuales disminuye la irrigación sanguínea en algunos dedos de las manos, los que pueden llegar a ponerse pálidos y violáceos.

 

"Esta afección se da principalmente en mujeres, fumadoras y/o con enfermedades reumatológicas asociadas", reveló el doctor Mariné.

 

Los afectados deben evitar el frío, además, los expertos recomiendan el uso de cremas con medicamentos vasodilatadores.

 

En tanto, los pies y manos fríos también pueden ser un síntoma de aterosclerosis. En ésta, placas de colesterol se infiltran y provocan estrechamiento en las arterias que proveen la sangre a las extremidades superiores, de la misma forma como produce problemas en el corazón o cerebro.

 

Otro de los factores de riesgo es el abuso de medicamentos contra la jaqueca derivados del componente ergotamina, como el Migranol.

 

"Las personas que ingieren más de tres dosis diarias de estos fármacos les influye negativamente en la circulación de todo el cuerpo y puede tener graves consecuencias como un infarto", asegura el doctor Mertens.

 

¿Cómo se tratan los problemas de circulación?

 

Gran parte de las enfermedades que provocan problemas en la circulación de las extremidades tienen tratamiento.

 

Medidas básicas que los expertos recomiendan son no exponer manos ni pies a bajas temperaturas: utilizar guantes en las manos, zapatos que protejan del frío y calcetines gruesos.

 

Es importante eliminar el uso de sustancias constrictoras de las arterias como la cafeína, bebidas cola y tabaco. (Cooperativa.cl)

Repercusión en Twitter

Publicar en su sitio