Columna de Toño Prieto: Digan la verdad y a la cárcel

Revisa la opinión del comentarista de Al Aire Libre en Cooperativa.

Conmebol

No es fácil entender por qué tiene que ser la Fiscalía de Nueva York la que está escribiendo casi 30 años de corrupción en el fútbol sudamericano.

¿Como en estos países ninguna autoridad contratada para controlar movimientos de dinero, fiscalizó el enriquecimiento de esos dirigentes?

Era tan evidente la forma en que ostentaban esa riqueza que no se entiende.

Me tocó por años ver como el que tenía una pequeña tienda de barrio en Bolivia, volaba en vuelos privados por el continente.

O un directivo uruguayo que se dedicaba a la compra y venta de autos a escala menor y trabajaba en el aeropuerto, compraba lujosas propiedades por el mundo.

Cuando comenzaban a recibir esas sumas no se aguantaban y contaban a viva voz sus "inversiones". Bastaba saludarlos en algún estadio del continente y lanzaban su "hazaña".

Un día de marzo del 2014, Sergio Jadue hizo el siguiente comentario en el lobby de un hotel en Stuttgart: "Les recomiendo una tienda de trajes aquí muy cerca. Cuestan 900 euros y yo me compré 10". Lo escucharon autoridades estatales entre otros.

En este caso, hay muchos "culpables" en la esfera política y estatal. Nadie quiso ver nada desde sus responsabilidades porque ir contra el fútbol, es muy peligroso para sostener el poder y más aún cuando el éxito deportivo está.

Ya salieron fallos, y la jurisprudencia que comenzó a dictar la jueza Chen, apunta a penas duras, a la devolución de los dineros a las Federaciones y a la expulsión a sus países de origen, tras cumplir cárcel.

El futuro de Jadue no se ve auspicioso. Tiemblan los cerca de 40 dirigentes que se pararan frente a la jueza.

Se vienen las confesiones masivas buscando descontar años tras las rejas. Habrá delaciones de todos contra todos.

José Hawilla de la empresa Traffic se comprometió a devolver 150 millones de dólares, sí 150 millones para no ir 20 años preso.

¿Cuál fue el papel de los medios de comunicación? Escasa denuncia, pese a ver lo ya relatado con el enriquecimiento.

La burbuja mafiosa fue tan bien armada, que acceder a un documento o declaración era imposible.

Los dineros alcanzaban para que a todo nivel de la organización, cada quien recibiera su parte. Y de inmediato entraban a la complicidad y el silencio es eterno.

En Argentina en varios medios no se podía nombrar a Grondona bajo ningún punto de vista, aún para alabarlo, salvo que hubiera una orden superior.

En el fútbol chileno Jadue no fue fiscalizado ni por su pares en la ANFP ni por instancias estatales (Fiscalía, Impuestos Internos y otros).

Un banco que se dice el más grande del mundo abrió una sucursal en Luque, Paraguay, solo para atender a los directivos Conmebol.

Fueron casi 30 años de coimas y sobornos. La cárcel los espera.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Ver Comentarios

Publicar en su sitio