¿Cómo se financió la visita de Juan Pablo II en 1987?

Múltiples comentarios ha generado el inicio de la campaña para reunir aportes económicos para la visita del papa Francisco en enero próximo.

La cruzada de hace 30 años incluyó el mismo lema que la actual: "Santo padre, yo lo invito".

Archivo
Quienes donaron dinero para la visita de Juan Pablo II a Chile recibieron esta piocha como reconocimiento.

Quienes donaron dinero para la visita de Juan Pablo II a Chile recibieron esta piocha como reconocimiento.

Este jueves se lanzó la campaña "Papa Francisco, yo lo invito" con la que se busca recaudar los cerca de 4.000 millones de pesos que se requieren para costear la visita del pontífice en enero de 2018.

El anuncio generó múltiples reacciones principalmente por el monto requerido, que según la organización de la visita será en un 92 por ciento destinado a financiar los encuentros masivos en Santiago, Iquique y Temuco, para los que se necesita destinar recursos a seguridad e infraestructura.

La cruzada se iniciará con aportes directos de feligreses en iglesias (que partirán los días 14 y 15 de octubre), recaudación de donaciones de instituciones y transferencias de fondos a cuentas de los bancos de Chile, Santander, BCI y BancoEstado.

Con las diferencias evidentes que dan los 30 años que han pasado, esta campaña es muy similar a la que se generó para la visita del papa Juan Pablo II en 1987. Incluso se recicló el lema de la cruzada, que en dicha oportunidad se llamó "Santo padre, yo lo invito".

En abril de 1986, un año antes del viaje del pontífice, la Junta Militar, que ostentaba el poder legislativo durante la dictadura, revisó el proyecto de ley sobre los tributos a las donaciones que recibiría la Corporación Pro Visita del papa, con lo que se inició la recepción de dinero aportado a la iglesia.

Entre el 30 de noviembre y el 8 de diciembre de 1986 se desarrolló la campaña de recaudación de fondos "Santo padre, yo lo invito", durante la cual se reunieron 58 millones de pesos. Quienes donaron dinero a esa cruzada recibieron una piocha dorada con el símbolo de la visita pontificia (y que hoy se venden en sitios web como Mercado Libre).

Paralelamente, en los diarios de circulación nacional se distribuyeron fascículos de catequesis con el fin de preparar a los chilenos para la llegada de Juan Pablo II. Además se eligió la canción "Mensajero de la vida", interpretada por Los Huasos de Algarrobal, como himno oficial de la visita.

Desde Facebook:

Guía de uso: Este es un espacio de libertad y por ello te pedimos aprovecharlo, para que tu opinión forme parte del debate público que día a día se da en la red. Esperamos que tus comentarios se den en un ánimo de sana convivencia y respeto, y nos reservamos el derecho de eliminar el contenido que consideremos no apropiado

Ver Comentarios

Publicar en su sitio