Tópicos: Mundo | China

Hong Kong "no será una repetición" de Tiananmen, afirma la prensa estatal china

Publicado:
| Periodista Digital: EFE

El diario oficial Global Times -filial de el Diario del Pueblo- aseguró que el gobierno central no ha intervenido aún por la fuerza para atajar las manifestaciones en la isla.

El combativo rotativo señala que "China es mucho más fuerte y mucho más madura" que hace 30 años.

Hong Kong
 EFE

Las protestas en Hong Kong comenzaron en marzo.

Llévatelo:

El gobierno central chino no ha intervenido aún por la fuerza para atajar las manifestaciones en Hong Kong pero, de hacerlo, no sería "una repetición" de la represión de las protestas de Tiananmen hace 30 años, según un editorial publicado este viernes por el combativo diario oficial Global Times.

El rotativo, conocido por sus soflamas nacionalistas, afirma que "China es mucho más fuerte y mucho más madura" que entonces, y que "su habilidad para enfrentarse a situaciones complejas ha crecido mucho".

"Pekín no ha decidido intervenir por la fuerza para reprimir las revueltas en Hong Kong, pero esta opción está claramente a disposición de Pekín", apunta.

Global Times -filial del principal periódico estatal, el Diario del Pueblo- reconoce que la acumulación de efectivos de la Policía paramilitar en Shenzhen, ciudad limítrofe con Hong Kong, es "un claro aviso" para los manifestantes.

"Si Hong Kong no puede restaurar el Estado de derecho por sí mismo y las revueltas crecen, es fundamental que el gobierno central lleve a cabo acciones directas con arreglo a la Ley Básica (la Constitución hongkonesa)", exhorta.

Según la Ley Básica, el gobierno hongkonés puede pedir ayuda a los militares del Ejército chino apostados en varios cuarteles de la ciudad para "mantener el orden público".

El editorial ataca a Estados Unidos después de que varios líderes políticos de ese país se hayan posicionado a favor de los manifestantes de Hong Kong: "Los políticos estadounidenses están señalando con el dedo descaradamente a China. Es obvio que no son capaces de entender la era en la que viven".

"Washington no podrá intimidar a China utilizando las revueltas de hace 30 años", agrega el artículo, cuya mención a la matanza de Tiananmen no es habitual entre los medios oficiales del régimen comunista.

En opinión del diario, el gobierno estadounidense ha "engañado" a los "manifestantes radicales" de Hong Kong y les ha "incitado a montar una revolución de colores", pero "no es capaz de influir en la actitud de Pekín ante el asunto de Hong Kong".

Global Times niega que el presidente del país norteamericano, Donald Trump, haya tratado de vincular las protestas en la ciudad autónoma con las negociaciones entre Washington y Pekín para acabar con la guerra comercial que ambas potencias económicas libran desde marzo de 2018.

"Sería un esfuerzo en vano", indica la publicación, que considera que "Washington ya no tiene más cartas que jugar contra China" después de haber anunciado aranceles adicionales sobre el último conjunto de importaciones chinas que quedaban exentas.

Siguiendo la línea marcada por el oficialismo de asegurar que hay una mano negra estadounidense azuzando las protestas en la ciudad autónoma, el editorial finaliza reclamando a los hongkoneses que "sean capaces de reconocer el intento de Washington de echar a perder la ciudad".

Antecedentes de las protestas

Las protestas en Hong Kong comenzaron en marzo frente a la iniciativa de las autoridades locales de promulgar una ley de extradición que, según sus opositores, podría servir para que disidentes políticos y sectores críticos con el régimen comunista fueran llevados a China para ser juzgados sin garantías.

Bajo la fórmula "Un país, dos sistemas", Pekín se comprometió a mantener la autonomía de Hong Kong y a respetar una serie de libertades de las que no gozan los ciudadanos de la China continental hasta 2047, tras recuperar la soberanía del territorio de manos británicas en 1997.

Las manifestaciones movilizaron a cientos de miles de personas desde junio y han estado acompañadas de represión policial para aplacar los intentos de los manifestantes de afectar el curso normal de la ciudad con huelgas y ocupaciones de edificios oficiales, comisarías, estaciones de metro o el aeropuerto.

LEER ARTICULO COMPLETO

Relacionados