Alimentación para diabéticos: La verdad de la comida“prohibida”

Publicado:
Autor: Cooperativa.cl

Eliminar absolutamente de la dieta las masas, es una de las creencias en torno a la alimentación de una persona diabética.

Sin embargo, es posible consumir éste y otros alimentos, siempre que sea en cantidades adecuadas.

info Recuerda nuestra campaña "Todos podemos hacer más", si tienes una iniciativa solidaria que quieras comunicar, llámanos al 223648003 o visita nuestro sitio si quieres hacer tu aporte
Alimentación para diabéticos: La verdad de la comida“prohibida”

No existen elementos prohibidos, solo se debe intentar tener una dieta balanceada.

Llévatelo:

Un sinnúmero de mitos respecto a la alimentación rodean a quienes padecen diabetes, enfermedad que en nuestro país alcanzaría los casi 2 millones de personas, según cifras de la Federación Internacional de Diabetes (IDF).

Lo cierto es que a este alarmante número, se suman algunas creencias sobre los alimentos que pueden o no ingerir quienes sufren esta enfermedad, muchos de los cuales no son realidad y pueden consumirse sin problemas en cantidades justas.

"Muchas personas creen que no pueden consumir pan, pastas, papas, betarraga, frutas maduras o plátano lo que es falso, ya que los pueden consumir en las cantidades diarias que un nutricionista calcula en forma individual, considerando todos los factores del paciente", señala Ornela Quintana, Nutricionista de la Asociación de Diabéticos de Chile y colaboradora del Colegio de Nutricionistas Universitarios de Chile.

La especialista asegura que no existen alimentos prohibidos para los diabéticos, "pero se debe tener especial cuidado en el consumo de 'azúcar de mesa' o sacarosa, ya que su rápida absorción provoca una exagerada respuesta glicémica provocando descompensación en los pacientes y aumentando los riesgos de complicaciones vasculares".

Mitos

Un dato a considerar es que la sacarosa se encuentra en muchos alimentos procesados como bebidas, jugos azucarados, miel, productos de pastelería y repostería, entre otros. A juicio de Quintana, lo importante es que los diabéticos tengan una variada ingesta de nutrientes considerando siempre la calidad y cantidad de ellos, educándose con su nutricionista.

También es importante tener en cuenta que no todo lo que se dice sobre la alimentación de personas con diabetes es cierto. Hay muchos mitos que pueden ser hasta peligrosos para la salud, pudiendo provocar hipoglicemias (bajas de azúcar en sangre), desnutrición con pérdida de masa muscular, déficit de vitaminas y minerales e hiperglicemias (alzas de azúcar en sangre).

"Siempre recomiendo a mis pacientes que lo que lean en internet o escuchen, lo anoten y lo pregunten en la consulta, ya que una correcta educación alimentaria nos lleva a una buena compensación de la enfermedad", agrega Quintana.

La mejor dieta

Alimentarse sanamente consumiendo verduras de hojas verdes en abundancia, verduras de distintos colores crudas, frutas cítricas, cereales, pan, arroz y fideos integrales, legumbres, carnes bajas en grasas como postas, pollo, pavo, pescados, lácteos descremados sin azúcar añadida y un promedio de 2 litros de agua al día, es la mejor recomendación de una dieta equilibrada para una persona con diabetes. En el caso de los endulzantes, lo ideal es consumir stevia, sucralosa y aspartame.

Asimismo, controlar el consumo de azúcar y sodio es fundamental para reducir los riesgos de enfermedades cardiovasculares en caso de diabetes mellitus, pero no dejar de incorporarlos ya que ambos nutrientes son indispensables para el buen funcionamiento del organismo. Solo debemos aprender qué cantidad consumir y qué alimentos los contienen.

Por otra parte, la nutricionista señala que hay que tener cuidado al comprar productos etiquetados como "especiales" para diabéticos, y para ello es básico aprender a leer el etiquetado nutricional.

"Lo que primero es saber si el alimento tiene azúcar añadida o algún sustituto como sacarosa, fructosa, jarabe de maíz, jarabe de glucosa, jarabe de fructosa, glucosa, maltosa y miel, los que no se pueden consumir. Además, un alimento denominado 'light' o 'diet' puede significar bajo en calorías, reducido en sodio, liviano en grasas o libre de azúcar. Es por ello la importancia de educarse en la lectura del etiquetado nutricional con su nutricionista", agrega la profesional.

LEER ARTICULO COMPLETO

Suscríbete a nuestro newsletter