Cuestionan operativo que terminó con Alan García disparándose en la cabeza

Publicado:
| Periodista Digital: Cooperativa.cl / EFE

El secretario del fallecido ex presidente, Ricardo Pinedo, anunció acciones legales contra los fiscales y policías.

El gobierno peruano se defendió asegurando que la intervención de la policía "se ha apegado a protocolos establecidos".

info Recuerda nuestra campaña "Todos podemos hacer más", si tienes una iniciativa solidaria que quieras comunicar, llámanos al 223648003 o visita nuestro sitio si quieres hacer tu aporte
Cuestionan operativo que terminó con Alan García disparándose en la cabeza
 EFE (Archivo)

Se acusa que el fiscal no estaba debidamente identificado y que no quiso decir al mismo García que se trataba de una detención.

Llévatelo:

Revisa el minuto a minuto de las reacciones a la muerte de García

Ricardo Pinedo, el secretario del ex presidente Alan García, quien este miércoles murió tras dispararse con un arma de fuego en la cabeza cuando iba a ser detenido por orden judicial, cuestionó la actuación de la Fiscalía durante la diligencia.

Pinedo acusó que el fiscal Henry Amenábar no estaba debidamente identificado y que no quiso decir al mismo García que se trataba de una detención, por lo que el ex presidente se refugió en su habitación.

"El fiscal le indicó que termine de bajar al primer piso porque tenía unas copias; ese es el término, 'unas copias', para iniciar un procedimiento", contó Pinedo.

"El presidente le preguntó: '¿qué procedimiento quiere hacer conmigo?' y no quiso responder. Luego, lo invocó a que baje al primer piso, y es en ese momento donde el presidente ve todo ese movimiento extraño, por lo que sube al segundo piso e ingresa a su habitación", agregó.

Tras el fallecimiento, Pinedo anunció acciones legales en contra los persecutores y policías que participaron en la cuestionada diligencia.

"Estamos tomando medidas legales. Vamos a denunciar a los funcionarios del Ministerio Público y la Policía Nacional", aseveró en declaraciones recogidas por RPP.

Partido del ex presidente también criticó a la Fiscalía

Congresistas del Partido Aprista Peruano (PAP) también culparon a la Fiscalía por la trágica decisión de su líder.

El congresista Mauricio Mulder declaró que esta tragedia es "la concreción de todo un mecanismo de persecución y búsqueda de popularidad enfermiza por parte de algunas personas imbuidas de poder que quieren pasar a la historia como carceleros".

"La historia de sus biografías quedará escrita en páginas muy escondidas y letras muy pequeñas", agregó Mulder.

Por su parte, el ex canciller Luis Gonzales Posada, también militante del PAP, acusó a la Fiscalía de querer apresar arbitrariamente a políticos sin un debido proceso.

"Es el resultado de un pérfido, malévolo y abusivo atropello de una Fiscalía que puede meter preso a quien le da la gana", manifestó el también excongresista.

La ex congresista y ex ministra del Interior Mercedes Cabanillas coincidió en acusar al Ministerio Público de abusar de su autonomía para perseguir a personajes como García y "encubrir" a otros como la ex alcaldesa de Lima Susana Villarán, quien también está siendo investigada por el caso Odebrecht en Perú.

"Lamento la actuación de la fiscalía, Alan García siempre mostró disposición a que se le investigue", declaró.

Cabanillas consideró "injusta" la orden de detención dictada por García pues consideró que "no hay pruebas" y dijo que se podía investigar "pero respetando sus derechos".

"¿Por qué hacer esto? Me despierta un poco de suspicacia" concluyó.

Gobierno defiende actuación de las autoridades

Frente a estas acusaciones, el ministro peruano del Interior, Carlos Morán, defendió la actuación de las autoridades en la detención que se iba a realizar al ex presidente García.

Morán señaló que la detención fue ordenada por el juez José Luis Chávez, del Tercer Juzgado Nacional de Investigación Preparatoria, a petición del fiscal contra el lavado de activos José Domingo Pérez, quien está a cargo de la investigación.

El ministro relató que la detención estuvo a cargo del fiscal Amenábar y un grupo de agentes que se identificaron ante García y le informaron que iba a ser arrestado.

El ex mandatario pidió entonces un momento para hacer una llamada a su abogado y subió a su habitación, en el segundo piso, de su vivienda, donde se encerró.

"A los pocos minutos se escuchó un disparo de arma de fuego. La Policía forzó la puerta y encontró a García en posición sentada y con una herida en la cabeza", detalló Morán.

El ministro explicó que el ex gobernante fue trasladado inmediatamente al Hospital Casimiro Ulloa, donde se confirmó que murió mientras era operado.

"La intervención de la Policía se ha apegado a protocolos establecidos, apoyada en una diligencia ordenada por un juez en el marco de un caso emblemático como es el de Odebrecht", comentó Morán.

LEER ARTICULO COMPLETO

Suscríbete a nuestro newsletter