Apuestan por hacer en Aysén el vino más austral del mundo

Publicado:
| Periodista Digital: Javier Verdejo P.

Desde 2010 se ha llevado un registro de parámetros productivos de las variedades Pinot Noir y Chardonnay.

Hay un proyecto para establecer dos viñedos comerciales en las comunas de Chile Chico y de Puerto Ibáñez.

Apuestan por hacer en Aysén el vino más austral del mundo
 Seremi de Agricultura Aysén

Los viñedos experimentales de INIA y FIA permitieron la producción del primer vino aysenino "Keokén"

Llévatelo:

El Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) Tamel Aike, junto a la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), están ampliando las fronteras de cultivo de la viticultura chilena, tradicional de la zona central, hacia las regiones más australes del país.

Por esto, desde el año 2010 se ha llevado un registro de parámetros vegetativos y productivos de dos variedades de vino: Pinot Noir y Chardonnay en la zona de Chile Chico, en la Región de Aysén

"Plantea una oportunidad para el sector, ya que son proyectos innovativos que apuestan a una diversificación de la matriz productiva de los territorios, a través de la incorporación de nuevas especies", señaló el representante macrozonal de FIA, Emilio Rojas 

En Chile Chico se concluyó que es factible obtener el azúcar necesaria para lograr una adecuada fermentación y, por ende, un vino de buena calidad. Por esta razón, nació el proyecto "Vitivinicultura de interés eno turístico en la Patagonia Occidental de la Región de Aysén".

"Puede ser una real oportunidad"

Para dar el vamos oficial de este proyecto, se realizó un taller técnico sobre el proceso de vinificación, donde participaron productores de la región.

"Es una gran oportunidad que, como agricultores, debemos honrar. Me encantaría verme en unos años embotellando un vino de Chile Chico o un espumante", indicó Esteban Milovic, agricultor dedicado a la producción de cerezas.

Este proyecto contempla el establecimiento de dos viñedos comerciales en predios de productores de las comunas de Chile Chico y de Puerto Ibáñez, con las variedades Pinot Noir y Chardonnay.

"Adaptarnos y diversificarnos, ver cómo nos podemos preparar para el cambio climático que es una situación que estamos viviendo. Creemos que ésta puede ser una real oportunidad y poder potenciar nuevas líneas de negocios", indicó el seremi de Agricultura, Felipe Henríquez Raglianti.

"Eso da la posibilidad que la gente que está aquí, que se lleva el dulce y el agraz de vivir en esta zona, aproveche también lo que es producir viñas en la zona más austral del mundo", complementó la ingeniero agrónomo de INIA, Marisol Reyes.

"Nos va a ir bien"

El proyecto también contempla capacitación en vitivinicultura y enología de futuros emprendedores.

"Nosotros estamos en Puerto Ibáñez, vinimos a aprovechar a aprender. Lo principal es que vamos a tener al final un producto terminado. Es muy importante para nosotros, porque se está aportando a un emprendimiento que va a ser exitoso, y creo que nos va a ir bien", sostuvo el agricultor Óscar Lagos.

La incorporación de la vitivinicultura ofrece una alternativa de asociatividad en torno al enoturismo local, asociado a la cultura del viñedo, considerando el enorme potencial que implica el sello "Patagonia".

LEER ARTICULO COMPLETO

Relacionados