Humedad desfondó ataúd y viuda tuvo que sacar con sus manos cadáver del barro

Publicado:
| Periodista Digital: Jaime Morales Amaya, Cooperativa

"Desenterramos a mi marido y lavamos el cuerpo sin ayuda del panteonero; el olor era insoportable", relató, entre sollozos, Ximena Morales.

Sólo después de una hora los restos pudieron ser insertados en otro cajón... El Cementerio Parroquial de San Rafael reconoce errores.

info Recuerda nuestra campaña "Todos podemos hacer más", si tienes una iniciativa solidaria que quieras comunicar, llámanos al 223648003 o visita nuestro sitio si quieres hacer tu aporte
Humedad desfondó ataúd y viuda tuvo que sacar con sus manos cadáver del barro
 Jaime Morales Amaya

"Estaba el ataúd lleno de barro y desfondado. Lo sacamos y el cuerpo de mi marido quedó entre en el barro", contó Ximena Morales, que anunció acciones legales.

Llévatelo:

Una traumática experiencia vivió una mujer de 44 años, vecina de la comuna de San Rafael, en la Región del Maule, que se vio obligada a exhumar por su cuenta el cadáver de su marido y observarlo -con varios meses de descomposición- profanamante sucio en mitad de un barrial.

Luis Morales, de 56 años, murió de un infarto hace seis meses y fue enterrado en el Cementerio Parroquial de San Rafael.

Ocurridas las primeras lluvias tras el funeral, su viuda, Ximena Morales, se percató -en una visita dominical- de que una nueva tumba había sido cavada junto a la de su esposo, que se encontraba inundada.

Imagen foto_00000017
Las lluvias hicieron que la tumba se inundara y llenara de barro. (Foto: Jaime Morales)

"El ataúd estaba lleno de barro y desfondado"

La situación la llevó a solicitar un cambio de lugar del ataúd. Esto fue autorizado por la Secretaría Parroquial para realizar la exhumación y Ximena Morales fue recomendada a usar una manga de plástico para el traslado, previo pago a la Iglesia de 60 mil pesos.

"Junto a mi hija y sobrinos llegamos el lunes y desenterramos a mi marido sin ayuda del panteonero, que sólo nos miraba... Estaba el ataúd lleno de barro y desfondado. Lo sacamos y el cuerpo de mi marido quedó entre en el barro", relató, entre sollozos, la viuda.

"El olor era insoportable y pedimos mascarillas mientras intentábamos sacar el cuerpo y lavarlo para meterlo en el plástico sin ayuda de nadie; el panteonero sólo miraba de lejos", insistió Morales.

"Después de más de una hora llegó un nuevo ataúd, limpiamos el cuerpo, lo pusimos como pudimos dentro del cajón, cavamos la nueva tumba con nuestras propias herramientas y lo volvimos a sepultar", concluyó Ximena Morales, que anunció acciones legales contra el camposanto.

Disculpas

El Cementerio Parroquial de San Rafael, en la Región del Maule, es patrimonio del Obispado de Talca y está a cargo de la parroquia de la comuna, que dirige el sacerdote Víctor Rojas, quien admitió un actuar irregular del personal.

"Sabemos que hubo errores. Pedimos las disculpas a la señora Ximena y tomaremos las medidas correctivas, desvinculado durante la jornada al panteonero", señaló el cura Rojas.

"Estoy consciente de que yo soy el responsable, y si hay que enfrentar acciones legales lo haremos, volviendo a reiterar las disculpas por lo ocurrido", agregó el sacerdote.

Consultado por las autorizaciones sanitarias para una exhumación, el párroco aseguró que un traslado al interior de un cementerio no requiere oficio de las autoridades de salud.

LEER ARTICULO COMPLETO

Suscríbete a nuestro newsletter