Tópicos: Mundo | Alemania

Hackers filtraron datos personales de cientos de políticos alemanes, salvo de ultraderecha

Publicado:
| Periodista Digital: EFE

Angela Merkel está entre los afectados por el mayor hackeo en la historia alemana.

Entre lo difundido hay números de teléfonos, textos internos de los partidos, documentos bancarios personales e informaciones familiares sensibles.

Hackers filtraron datos personales de cientos de políticos alemanes, salvo de ultraderecha
 EFE (Referencial)
Llévatelo:

Un grupo de hackers todavía no identificados publicó en internet datos personales de numerosos políticos alemanes, según informaciones del canal regional RBB que han sido luego confirmadas por diversos medios alemanes.

Sin embargo, la única agrupación representada en el Bundestag que no se ha visto afectada es la ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD).

La canciller alemana, Angela Merkel, está entre los políticos hackeados y correspondencia fue difundida en internet, hecho que la ministra de Justicia, Katarina Barley, calificó como grave a la vez que advirtió que los autores sólo pretenden socavar la confianza en las instituciones democráticas.

Entre los datos a los tuvieron acceso los hackers hay números de teléfonos móviles y direcciones postales así como textos internos de los partidos, documentos bancarios personales e informaciones sensibles sobre el entorno familiar.

Según el canal regional RBB, los datos empezaron a publicarse en las redes sociales antes de navidades pero sólo se empezó a llamar la atención sobre ellos el jueves en la noche (tarde chilena).

Los partidos fueron informados del ataque, según las informaciones.

Además de diversos disputados en el Bundestag y en los parlamentos regionales, el diario Bild habla de datos de cientos de políticos, se han visto afectados el presidente alemán Frank Walter Steinmeier así como artistas, periodistas de la televisión pública y representantes de ONG.

Los casos más notables fuera de la política son los del periodista deportivo Hajo Seppelt, que destapó el escándalo del dopaje sistemático en Rusia, y el del humorista Jan Bohmermann, que generó en su momento tensiones diplomáticas por una sátira contra Recep Tayyip Erdogan.

La Oficina Federal de la Constitución asumió el caso desde ayer y, según Bild, está intercambiando informaciones con servicios secretos extranjeros para tratar de determinar la procedencia de los ataques.

LEER ARTICULO COMPLETO

Relacionados