Hermano de Lula: "Pueden hasta matarlo, porque no probarán nada contra él"

Publicado:
Autor: Cooperativa.cl

José Ferreira da Silva acusó un "plan" contra su hermano orquestado en última instancia por Estados Unidos y en el que participa la "élite".

Hermano de Lula:
 EFE

Chico Frei defendió a su hermano Lula da Silva.

Llévatelo:

Frei Chico fue el responsable de introducir al ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, su hermano, en la vida sindical en plena dictadura militar y hoy le defiende a capa y espada de las condenas y denuncias por corrupción en su contra: "Pueden hasta matarlo, porque no probarán nada".

A José Ferreira da Silva todos le conocen como Frei Chico. Con 76 años, tres más que Lula, demostró en una entrevista con Efe en Sao Paulo la misma determinación que su hermano, al que visita siempre que puede en la sede de la Policía Federal en la ciudad de Curitiba, en el sur de Brasil, donde cumple una pena de ocho años y diez meses por corrupción pasiva y blanqueo de capitales.

Bromea con que Lula saldrá de prisión con un doctorado de lo tanto que lee en su celda -lo último, la historia sobre el petróleo-, pero se pone serio al defender a su hermano de lo que considera una "trama" para evitar su regreso al poder.

"Lula está tranquilo, pueden hasta matarlo porque no probarán nada, porque él no hizo nada. Lula no robó nada", aseveró desde la sede el Sindicato Nacional de los Jubilados en Sao Paulo, institución a la que asesora y en dónde recibió a Efe.

Chico, comunista declarado, sostiene que el encarcelamiento de su hermano, con el que mantiene una estrecha relación, responde a un "plan" orquestado en última instancia por Estados Unidos y en el que participan la "élite" y algunos medios de comunicación.

"Él es consciente de que quieren desmoralizarlo y acabar con él", apuntó.

Según Chico, Lula continúa con la moral firme y las dos condenas dictadas en contra del que es el máximo líder del Partido de los Trabajadores (PT) son un "montaje" para "destruirle".

"¿Dónde están las pruebas?", se preguntó indignado.

Lula fue condenado en primera instancia a nueve años y seis meses de cárcel en julio de 2017, una vez que el juez Sergio Moro, hoy ministro de Justicia en el Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro, dio por comprobado que recibió un apartamento de parte de la constructora OAS a cambio de favores políticos para esa empresa.

En enero de 2018, un tribunal de segunda instancia ratificó esa sentencia y amplió la condena hasta los 12 años y un mes. Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia (tercera instancia), la rebajó a ocho años y diez meses en abril pasado.

De esta forma, el ex mandatario podría pasar a un régimen de prisión domiciliaria en septiembre de este año, aunque Chico se muestra escéptico ante esa posibilidad.

"Yo no creo en nada", declaró.

Y es que sobre Lula pesa una segunda condena de otros 12 años y 11 meses de cárcel, dictada en febrero pasado también por corrupción pasiva y lavado de dinero y que, de ser confirmada en segunda instancia, podría frustrar la posibilidad de terminar de completar su primera pena en casa.

LEER ARTICULO COMPLETO

Relacionados