Noruegos se moviliza para evitar demolición de edificio con murales de Picasso

Publicado:
| Periodista Digital: EFE

Las obras de arte están en cinco paredes del edificio central (Høyblokka), el más dañado por la bomba que hizo estallar Anders Behring Breivik en 2011.

info Recuerda nuestra campaña "Todos podemos hacer más", si tienes una iniciativa solidaria que quieras comunicar, llámanos al 223648003 o visita nuestro sitio si quieres hacer tu aporte
Noruegos se moviliza para evitar demolición de edificio con murales de Picasso
 EFE
Llévatelo:

La inminente amenaza de derribo de un edificio del complejo gubernamental de Oslo, objeto de un atentado en 2011, que contiene varios murales diseñados por Pablo Picasso ha disparado las movilizaciones para salvar un conjunto histórico.

El Gobierno noruego decidió en 2014 preservar el edificio central (Høyblokka), el más dañado por la bomba que hizo estallar el ultra Anders Behring Breivik, pero no así el "bloque Y", condenado a ser demolido el próximo mes (preservando los murales) para iniciar las obras del nuevo complejo, que debería estar listo en 2025.

Ambos edificios contienen cinco murales fruto de la colaboración entre Picasso, autor de los diseños, y el noruego Carl Nesjar, hechos usando la técnica de chorro de arena y considerados los primeros de carácter monumental ideados por el artista español.

Una de las dos versiones de "Los pescadores" cubre la fachada del "bloque Y", mientras "La gaviota" luce en la entrada del edificio.

"Son un ejemplo de arte integrado. El arte está integrado en la ciudad, es una parte de nuestra cultura. Cuando arte y arquitectura se separan dejan de ser lo que eran", explica a EFE en conversación telefónica Kristin Notø, de la Oficina de Patrimonio de Oslo.

Notø y su compañera de trabajo Maria Zachariassen impulsaron una sentada el jueves pasado frente al edificio, iniciativa que hicieron a título personal y que pretenden repetir cada semana, invitando a la gente a llevar camisetas a rayas inspiradas en Picasso.

Asociaciones de defensa del patrimonio, colegios de arquitectos, historiadores y organismos como la comisión noruega para la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS) y Europa Nostra han pedido a las autoridades que reconsideren su decisión.

El Gobierno noruego se mantiene sin embargo firme en la decisión de derribar el edificio adoptada en 2014, apelando sobre todo a cuestiones de seguridad, porque bajo la parte norte del "bloque Y" pasa una nueva circunvalación; y ha rechazado estudiar una reforma del edificio por cuestiones técnicas y económicas.

"Creemos que con motivo de los desgraciados hechos de 2011 hubo una voluntad de reparar y consolar a la nación y no se tomó el tiempo necesario para hacer un análisis profesional del caso. Se reaccionó demasiado rápido y con planes concretos, los políticos se metieron ellos mismos en un callejón", afirma Notø.

El doble atentado cometido por Breivik, primero en el complejo y luego la masacre en el campamento de las Juventudes Laboristas en la isla de Utøya, provocó 77 muertes y una tragedia nacional.

El Gobierno quería derribar todo el complejo inicialmente, pero tras fuertes críticas de organismos como la Oficina Nacional de Patrimonio, anunció hace cinco años el proyecto definitivo, que salva el edificio principal pero no el "bloque Y", pese a que no quedó afectado por el atentado, y reforma todo el arenal.

El proceso administrativo culminó en julio pasado, cuando el ayuntamiento de Oslo dio luz verde, a falta de que el gobernador provincial estudie las quejas presentadas a finales de agosto por colegios de arquitectos y grupos de conservación del patrimonio.

La Dirección General de Propiedad y Obras Públicas (Statsbygg) rechaza las quejas justificando las faltas en el plan de regulación urbanística y no estudiar alternativas porque el proyecto parte de la decisión del gobierno, que solo contempla la demolición.

Meses antes de los atentados el "bloque Y" había sido propuesto para la lista de patrimonio nacional, pero esa opción fue frenada por las autoridades tras el ataque terrorista, recuerda Statsbygg.

Colectivos culturales noruegos califican el derribo de "tragedia" y como la "pérdida" más grande para la cultura noruega desde 1945, alertan del riesgo de daño de los murales y se muestran muy críticos con la decisión de almacenarlos cinco años en cajas cerradas hasta que sean colocados en alguno de los nuevos edificios del complejo.

LEER ARTICULO COMPLETO

Suscríbete a nuestro newsletter