Tópicos: Mundo | Vaticano

George Pell, ex número tres del Vaticano, quedó en libertad tras ser anulada su condena por pedofilia

Publicado:
| Periodista Digital: EFE

El Tribunal Superior de Australia considera que no se estableció la culpabilidad del cardenal "con el nivel de prueba requerido".

El ex tesorero de la Santa Sede, de 78 años, había sido sentenciado a seis años de cárcel por abusos sexuales a dos menores.

info Recuerda nuestra campaña "Todos podemos hacer más", si tienes una iniciativa solidaria que quieras comunicar, llámanos al 223648003 o visita nuestro sitio si quieres hacer tu aporte
George Pell, ex número tres del Vaticano, quedó en libertad tras ser anulada su condena por pedofilia
 EFE (Archivo)

El prelado salió este martes de la prisión de Barwon, al sur de Melbourne.

Llévatelo:

El cardenal George Pell, ex tesorero del Vaticano, fue puesto en libertad hoy después de que la máxima instancia judicial de Australia anulara su condena a seis años de prisión por abusos sexuales cometidos contra dos menores en los años 90.

En un fallo que no puede ser recurrido, el pleno de los magistrados del Tribunal Superior de Australia consideró que existió "una posibilidad significativa de que una persona inocente haya sido condenada porque las pruebas no establecieron la culpabilidad con el nivel de prueba requerido".

El caso por pederastia contra el ex ministro de Finanzas del Vaticano, puesto considerado como el número tres de la Santa Sede, se basó en el testimonio de una de las dos víctimas, quien le denunció en 2014 después de que la otra supuesta víctima de abusos muriera de una sobredosis.

El cardenal, de 78 años, salió poco después del mediodía de la prisión de Barwon, a unos 68 kilómetros al sur de la ciudad de Melbourne, aunque se desconoce por el momento su destino.

A diferencia de otros momentos del proceso por pederastia contra la máxima jerarquía católica de Australia, no habrá expresiones multitudinarias ni a favor ni en contra de Pell debido a la crisis del coronavirus.

EL DOLOR DE LAS VÍCTIMAS

La abogada Lisa Flynn, quien representa al padre del protagonista fallecido en este caso, dijo que su cliente está furioso al ver "que el hombre que cree es responsable de abusar sexualmente de su hijo fuera condenado de forma unánime por un jurado para que después se revierta esa decisión y se le permita salir en libertad".

"Nuestro cliente tiene el corazón roto por la víctima superviviente que se jugó el cuello al presentarse para contar su historia pero que al final se vio defraudado por un proceso legal que le obligó a revivir su dolor y su trauma sin ningún beneficio", agregó la letrada de Shine Lawyers en un comunicado.

Por su lado, Pell pidió que su absolución no añada más "dolor y amargura" a la que ya sienten las víctimas de abusos sexuales.

"He mantenido de forma consistente mi inocencia mientras sufrí una grave injusticia y esto ha sido resuelto por la decisión unánime del Tribunal Superior", dijo Pell en un comunicado en el que señaló que no le guarda rencor a la persona que lo demandó.

El ex jefe de las Finanzas del Vaticano remarcó que su proceso se centró en los crímenes que le atribuyeron y que no cometió, y no se trató de "un referendo sobre la Iglesia Católica ni cómo las autoridades eclesiásticas en Australia abordaron los crímenes de pedofilia dentro de la Iglesia".

LA DUDA RAZONABLE

El equipo de abogados de Pell, liderado por Bret Walker, argumentó que la decisión de los jueces del Tribunal Superior del estado de Victoria, que ratificaron el pasado mes de agosto el fallo de un jurado popular, no iba más allá de toda duda razonable.

Según la defensa, los dos jueces que ratificaron la condena (mientras otro optó por revertirla) cometieron un error al requerir que Pell demostrara su inocencia frente a los delitos que se le atribuyen.

El Tribunal Superior consideró, además, que el jurado "debería haber dudado sobre la culpabilidad del demandado con respecto a cada uno de los delitos por los que fue condenado".

Pell fue condenado en marzo de 2019 por cinco cargos de abusos sexuales, incluyendo uno por penetración oral, cometido contra dos niños del coro de la Catedral St Patrick's en 1996 y 1997, cuando era arzobispo de Melbourne.

LEER ARTICULO COMPLETO

Suscríbete a nuestro newsletter