Tópicos: Sociedad | Salud

Joven estiró su cuello, escuchó un ruido y terminó con derrame cerebral

Publicado:
Autor: Cooperativa.cl

Natalie Kuricki, de 23 años, confundió los síntomas del derrame cerebral con la resaca del día anterior.

Joven estiró su cuello, escuchó un ruido y terminó con derrame cerebral
Llévatelo:

Una mujer australiana de 23 años sufrió un derrame cerebral provocado por el estallido de una arteria vertebral. Todo ocurrió cuando estiró su cuello y escuchó un sonido más fuerte de lo habitual.

Natalie Kuricki, de profesión paramédica, estaba en una actividcad de muy bajo riesgo: miraba una película con un amigo después de un carrete cuando elongó el cuello y sonó un fuerte "crack", tal como suenan las articulaciones al forzarlas.

La joven no le dio importancia y siguieron viendo tele. Natalie llegó desde su país al Reino Unido a fines de 2017 y trabaja en un servicio de ambulancias en Londres, donde ocurrió el hecho.

El problema vino 15 minutos después, según informa Daily Mail, cuando se levantó de la cama para ir al baño y se cayó al suelo, sin poder mover su pierna izquierda. Su amigo la llevó al hospital, de urgencia.

Los médicos le dijeron que su arteria vertebral había reventado, lo que le provocó un coágulo de sangre que derivó en un accidente cerebro vascular (ACV). Por su especialidad Kuricki llamó a tener preocaución, aún siendo joven, y admitió que pensaba que el malestar que sintió era la resaca de la fiesta previa a la película.

"Ni siquiera estaba intentando de sonarme el cuello. Me estiré el cuello y pude oír un 'crack, crack'. Mi amigo me preguntó: '¿Eso fue tu cuello?', pero todas mis articulaciones hacen esos ruidos así que no le presté mucha atención", relató.

Los cirujanos repararon la arteria dañada, pero no pudieron eliminar el coágulo en su cerebro, aunque piensan que se disolverá con el tiempo. Lo que no pudieron determinar es cuánto tiempo pasará hasta que Natalie se recupere completamente.

"Recuperé el movimiento en mi lado izquierdo. Puedo caminar pero no más de cinco minutos. Soy muy torpe. No puedo abrochar botones, me resulta muy difícil. Puedo sentir calor y frío, pero todavía me siento un poco anestesiada", contó.

LEER ARTICULO COMPLETO

Relacionados