Argentina: La inflación de los últimos 12 meses llegó a 55,8 por ciento

Publicado:
| Periodista Digital: EFE

Fue empujada principalmente por la fuerte devaluación del peso argentino del último año.

"Estos niveles de inflación causan un gran daño, especialmente a los mas humildes", dijo el presidente del Banco Central, Guido Sandleris.

Argentina: La inflación de los últimos 12 meses llegó a 55,8 por ciento
 EFE

Sin embargo, la inflación desaceleró si se tienen en cuenta los datos mes a mes.

Llévatelo:

Los precios en Argentina siguen subiendo y la inflación en abril pasado fue del 55,8 por ciento interanual, empujada principalmente por la fuerte devaluación del peso del último año, aunque desaceleró si se tienen en cuenta los datos mes a mes.

Solo en el primer cuatrimestre, según desveló este miércoles en su informe mensual el Instituto Nacional de Estadística y Censos, los precios acumularon un incremento del 15,6 por ciento. El mes pasado subió el 3,4 por ciento en comparación con marzo, una subida ligeramente inferior a la que en ese mes se había registrado respecto a febrero, del 4,7 por ciento.

"La inflación ha retomado un sendero descendente en abril pero sigue siendo muy alta. Tengo claro que estos niveles de inflación causan un gran daño, especialmente a los mas humildes. Es por eso que nos mantendremos firmes con nuestra política monetaria para derrotar a la inflación", dijo el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, en una conferencia de prensa.

La alta inflación que sufre Argentina -en 2018 fue del 47,6 por ciento acumulado, la cifra más alta desde 1991, y en 2017 del 24,8 por ciento- se da en el marco de una recesión económica que se inició en el segundo trimestre de 2018.

Los problemas se originaron cuando a finales de abril de ese año la divisa nacional comenzó a caer ante el dólar, sobre todo por la fuga de capitales desde los mercados emergentes a Estados Unidos, en un contexto de subidas en las tasas de interés en ese país.

Argentina, que depende fuertemente de los capitales externos, sufrió en gran medida esa salida de inversores, a la que se juntó una fuerte sequía que perjudicó seriamente a la producción agropecuaria, de la que depende la economía nacional.

En un año, el peso argentino se ha devaluado más del 50 por ciento, y cada vez que hay ciclos de abruptas caídas impacta en el corto plazo en los precios comunes.

A pesar de que en el último trimestre del año pasado una relativa tranquilidad en el tipo de cambio y menores aumentos en los precios regulados por el gobierno -electricidad, agua y gas- se reflejaron en una leve desaceleración inflacionaria -tras el pico de septiembre del 6,5 por ciento mensual-, la concentración de nuevos aumentos de tarifas en el primer trimestre de 2019 había vuelto a elevar el índice.

También influyó la nueva inestabilidad cambiaria registrada desde marzo.

"El esquema de cero crecimiento de la base monetaria lleva ya casi ocho meses. El Banco Central sobrecumplió su objetivo de base monetaria en todos los meses de vigencia de este esquema. Sin embargo, el comportamiento de la inflación no fue lineal", reconoció Sandleris.

Transporte y alimentos, los sectores con mayores subidas

El transporte, con un aumento del 68 por ciento, y los alimentos y bebidas no alcohólicas, del 66,2 por ciento, son los dos sectores con mayores subidas en un año, aunque en el acumulado del cuatrimestre es la educación el más perjudicado, con una avance del 22,4 por ciento.

En cuanto a la cesta del supermercado, en marzo aumentaron en mayor medida los precios de los productos lácteos, con un alza del 7 por ciento, y solo bajaron, un 8,4 por ciento, las verduras, tubérculos y legumbres y un 1,1 por ciento las frutas.

El gobierno de Mauricio Macri reitera que la inflación es un gran problema pero insiste en que el único camino para salir de la crisis son las medidas que lleva adelante, influidas por el programa de asistencia financiera firmado en 2018 con el Fondo Monetario Internacional, que incluye un préstamo por 56.000 millones de dólares.

Para calmar el dólar, el Banco Central mantiene una política de altas tasas de interés que a su vez resienten la actividad económica, y a finales de abril pasado, la autoridad monetaria anunció medidas de intervención en el mercado cambiario, entre las que destacan la venta de dólares aún cuando el tipo de cambio esté dentro de la llamada zona de no intervención.

Este contexto de crisis se da en un momento de creciente clima electoral, ya que en octubre próximo se celebran comicios presidenciales y legislativos, con una primarias en agosto de las que saldrán las listas definitivas de candidatos de cada partido.

LEER ARTICULO COMPLETO

Relacionados