Nuevo obispo de Chillán: La pandemia exige repensar la evangelización

Publicado:
Autor: Cooperativa.cl

"Es probable que la comunicación virtual se transforme en un elemento cotidiano dentro de la acción pastoral", reflexionó Sergio Pérez de Arce.

Es el primer obispo chileno ordenado en medio de la epidemia.

info Recuerda nuestra campaña "Todos podemos hacer más", si tienes una iniciativa solidaria que quieras comunicar, llámanos al 223648003 o visita nuestro sitio si quieres hacer tu aporte
Nuevo obispo de Chillán: La pandemia exige repensar la evangelización
 Obispado de Chillán

El nuevo obispo reconoce una deuda pendiente en el acompañamiento y reparo a las víctimas de abusos por miembros de la Iglesia.

Llévatelo:

En una ceremonia reservada y marcada por los protocolos sanitarios exigidos a causa del Covid-19, se realizó la ordenación episcopal de Sergio Pérez de Arce, transformado así en el séptimo obispo de Chillán, tras un año y cinco meses sirviendo como administrador apostólico en la zona.

"Es bueno comenzar una nueva etapa para la Iglesia local, considerando el valor sacramental que tiene la figura del obispo", dijo Pérez de Arce a Cooperativa Regiones, reflexionando sobre el escenario incierto que ha traído la epidemia consigo.

"Al inicio de la pandemia también nos paralizamos como Iglesia, pero poco a poco fuimos recobrando nuestro vínculo con la comunidad: primero a través de las liturgias online y luego a través de formación con charlas, motivaciones y oraciones por redes sociales".

"Últimamente, (lo hemos hecho) llegando con nuestra pastoral social a quienes están sufriendo en la emergencia", señaló el prelado.

Repensar la evangelización

El nuevo obispo dijo que son muchos los desafíos actuales en las formas de evangelizar: "Es probable que la comunicación virtual sea un elemento cotidiano, repensando nuestros contactos con la catequesis y la acción misionera, y eso acá no es fácil, porque tenemos una alta ruralidad con baja conectividad. Entonces, ahí tenemos un gran desafío", indicó.

El religioso destacó el gran potencial que tiene la educación católica en Ñuble, donde hay siete colegios diocesanos y 11 de congregaciones: "Los establecimientos se están preparando para el retorno a clases cuando lo estime la autoridad, pero sin duda que deberemos invertir mucha energía en ayudar a los alumnos para que puedan sacar lo que han vivido en este tiempo".

Una deuda que reconoce Pérez es el acompañamiento a las víctimas de abusos por miembros de la Iglesia. "Se trata de procesos canónicos que se cerraron en marzo y no todos quieren hacer un diálogo con la Iglesia, por lo que tenemos que hacer un camino cuidadoso para apoyarlos en los procesos de reparación", precisó.

La ordenación del obispo Sergio Pérez tuvo lugar el sábado en la Catedral de Chillán, y la liturgia fue presidida por el nuncio apostólico en Chile, monseñor Alberto Ortega. Se trató de la primera ordenación episcopal chilena en el contexto de la pandemia.

 

 

LEER ARTICULO COMPLETO

Suscríbete a nuestro newsletter