Greenpeace acusó al Estado chileno de ser cómplice del daño ambiental de termoeléctricas

Publicado:
| Periodista Digital: EFE

"Hay metales pesados en la tierra, plomo en la sangre de los vecinos, derrames de carbón, pérdida de biodiversidad y destrucción de recursos marinos", alertó.

De acuerdo a la ONG, el plan para el cierre de las plantas anunciado por Piñera "condena a miles de chilenos a seguir siendo envenenados por 30 años más".

Greenpeace acusó al Estado chileno de ser cómplice del daño ambiental de termoeléctricas
 ATON

Esta semana se decretó una emergencia en Quintero por la alta concentración de dióxido de azufre (SO2).

Llévatelo:

Greenpeace acusó de "complicidad" al Estado chileno por el daño ambiental que por décadas han causado las plantas termoeléctricas en el país, luego de que en las últimas horas se haya decretado una emergencia en la comuna de Quintero por la alta concentración de dióxido de azufre (SO2).

En este contexto, Greenpeace proyectó ayer martes enormes imágenes digitales en uno de los costados de la planta a carbón Campiche, de la estadounidense AES Gener, en la zona costera de Quintero-Puchuncaví, para alertar del daño ambiental y a la salud que por años han enfrentado los habitantes de las llamadas "zonas de sacrificio".

"La situación es dramática: hay metales pesados en la tierra, plomo en la sangre de los vecinos, derrames de carbón, intoxicaciones masivas, pérdida de biodiversidad y destrucción de recursos marinos", alertó el director nacional de Greenpeace en Chile, Matías Asun.

Recordó que la situación es tan grave en la zona, calificada por esa organización como el "Chernóbil" chileno, que la Corte Suprema ya ha advertido que si vuelven a generar intoxicaciones masivas se deberá generar una evacuación general de la zona.

En un comunicado entregado a los periodistas, la organización destacó el papel "cómplice" que ha tenido el Estado con AES Gener, responsable de las cuatro termoeléctricas que están en Quintero-Puchuncaví, unos 130 kilómetros al noroeste de Santiago, y exigió al Gobierno el cierre inmediato de estas instalaciones.

Asun resaltó que mientras la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala un máximo de 500 unidades de dióxido de azufre por metro cúbico en un lapso de 10 minutos, la última alerta del Gobierno consignó este lunes que hubo 1.411 unidades por metro cúbico durante 60 minutos.

"(Plan de cierre de plantas) condena a miles de chilenos a seguir siendo envenenados"

De acuerdo con Greenpeace, el plan para el cierre de las plantas termoeléctricas en el país anunciado por el Presidente Sebastián Piñera está lejos de tener "un carácter ambicioso".

"En la práctica, lo que hace es alargar la vida de las termoeléctricas hasta el 2050. Es decir, condena a miles de chilenos a seguir siendo envenenados por 30 años más", añadió el comunicado.

Según Asun, si fuera un plan realmente ambicioso "el cierre de las termoeléctricas debiera producirse el 2030 y así aprovechar el enorme potencial de energías renovables que posee Chile".

Desde hace cinco décadas, las localidades de Quintero y Puchuncaví, situadas en la región de Valparaíso, han sido escenario de intoxicaciones masivas cuando comenzó la instalación de plantas industriales en la zona, varias de ellas con uso o producción de químicos.

A esta panorama medioambiental que afecta a Chile, el pasado fin de semana se sumó el derrame de 40.000 litros de petróleo diésel cerca de la Isla Guarello, en la austral Región de Magallanes, provocado por un error de la privada Compañía de Aceros del Pacífico.

En esta misma línea, se sumó el derrame de petróleo en la planta de Essal, en la Región de Los Lagos, que tuvo una semana a la ciudad de Osorno y a unos 200.000 personas sin suministro de agua.

Los ambientalistas recordaron que anualmente unos 7 millones de personas mueren por causa directa de la contaminación ambiental, según las cifras entregadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

LEER ARTICULO COMPLETO

Relacionados