Religiosa expulsada del Lago Ranco por empresario: Terminé temblando y casi llorando

Publicado:
| Periodista Digital: Cooperativa.cl

En conversación con Cooperativa, Claudia Figueroa expresó que "éramos tres mujeres indefensas contra un hombre debe pesar más de 100 kilos".

La afectada espera que después de este incidente se consagre el libre acceso a las playas.

Religiosa expulsada del Lago Ranco por empresario: Terminé temblando y casi llorando
 Claudia Figueroa
Llévatelo:

La religiosa carmelita Claudia Figueroa señaló que "terminé temblando y casi llorando" después de que Matías Pérez, abogado y presidente de Gasco, la expulsara a ella y a dos mujeres más de su supuesto jardín en el Lago Ranco.

En conversación con Cooperativa, Figueroa dijo que alcanzó a estar recostada con su prima y su madre por solo cinco minutos "cuando aparece este personaje, increpándonos de manera muy agresiva".

La afectada añadió que el sujeto incluso le quitó un teléfono y unas sandalias a su prima, e intentó hacer lo mismo con el bolso de su madre, momento en que Figueroa comenzó a grabar hasta que Pérez le arrebató el celular y "amenaza que me lo va a tirar al lago".

"Éramos tres mujeres indefensas contra un hombre debe medir por lo menos 1.85 M y pesar más de 100 kilos. La verdad es que yo terminé temblando y casi llorando, de impotencia, de rabia y de miedo", agregó.

El altercado se extendió por cerca de 20 minutos, y mientras tomaban sus cosas para retirarse, Pérez comenzó a vigilarlas "cual tú arreas un rebaño de ovejas para ver que saliéramos".

"El Lago Ranco es de todos, no de este señor"

"Su gran molestia fue porque le pedimos que nos mostrara un título que decía que su terreno deslindaba con el lago y nosotras no podíamos hacer uso de ese espacio. Ahí fue donde se molestó muchísimo", relató.

Según Figueroa, el Ministerio de Bienes Nacionales le ofreció disculpas la mañana de hoy miércoles, y le indicó que un equipo de la Seremi de Valdivia hará las mediciones en esta playa por su denuncia interpuesta en la cartera después del incidente.

La religiosa dice que después de la masiva funa al empresario, espera que "haya libre acceso a las playas. Las playas son un bien público, el Lago Ranco es de todos, no de este señor, y no tenemos por qué ser amedrentados al hacer uso de la playa. No hicimos ningún incidente, no le faltamos el respeto a nadie ni hicimos nada indecoroso".

Además, la afectada considera que "lo mínimo" que Pérez debería hacer es pedir disculpas por su actitud, que vincula a una posible misoginia.

"Hay un tema detrás de aprovecharse de que éramos tres mujeres solas, y él es una figura imponente", remarcó.

LEER ARTICULO COMPLETO

Relacionados