Cardenal Errázuriz: "Es mejor que no haya sacerdotes homosexuales"

Publicado:
| Periodista Digital: Cooperativa.cl

El ex arzobispo de Santiago enfrentó, en calidad de imputado, un extenso interrogatorio de la Fiscalía, con 261 preguntas.

Ante dos de ellas guardó silencio y en 35 oportunidades respondió: "No me acuerdo".

Aseguró que le resultó "muy difícil creer" en la acusación de James Hamilton contra el cura Karadima.

Cardenal Errázuriz:
 ATON
Llévatelo:

El cardenal Francisco Javier Errázuriz estuvo, en marzo pasado, alrededor de 12 horas siendo interrogado en calidad de imputado por supuestos encubrimientos de delitos sexuales cometidos por sacerdotes, y enfrentó las 261 preguntas que el fiscal de alta complejidad Jorge Escobar le realizó.

Según consignó La Tercera, en torno al caso Karadima el ex arzobispo de Santiago señaló que en su calidad de obispo nunca fue informado de conductos indebidas del ex párroco de El Bosque.

"El caso más horrible fue el de Karadima. El grupo que estaba en torno a él lo protegía, si bien yo era el obispo, nunca me informaban lo que ocurría. Hasta que uno, dos y tres dijeron que había abusos adentro, que fue (José Andrés) Murillo, Hamilton y después Juan Carlos Cruz", aseguró Errázuriz.

"El testimonio que me convenció fue el de Juan Carlos Cruz. Por eso, cuando supe, le pedí instrucciones a monseñor (Charles) Scicluna para saber qué pasos realizar", sostuvo el ex arzobispo.

El cardenal además explicó que "era muy difícil creer en la acusación del doctor Hamilton, porque era un doctor, era padre de familia y él decía que fue abusado por casi 14 años", a pesar de esto Errázuriz aseguró que Hamilton "invitaba a Karadima a su casa, lo invitó al bautizo de sus hijos".

Ante la pregunta sobres si consideraba que los abusos contra menores de edad cometidos por miembros del clero son pecados o delitos, Errázuriz reflexionó y señaló que "son delitos. Hay un avance. Al principio se consideró pecado, luego una deformación sicológica y luego un delito".

La homosexualidad en la iglesia

Según el matutino, el propio cardenal se refirió a las presuntas relaciones homosexuales entre sacerdotes que, además, tenían denuncias por abuso sexual, y aseguró que era mejor que no hubiera homosexuales en el sacerdocio.

"Es mejor que no haya sacerdotes homosexuales. No está excluida una persona que domine totalmente su homosexualidad, pero la mayoría quiere tener la certeza de serlo y hacen actos de homosexualidad (sic)", enfatizó el cardenal.

Además, Errázuriz reconoció haber enviado a un párroco a un centro de rehabilitación en México por esta misma causa.

"Una medida que tomé" fue enviar a un sacerdote "al Centro Terapéutico Alberione, centro especializado en ayuda psicológica a sacerdotes en Guadalajara". El ex arzobispo sostuvo que este centro trata a "sacerdotes en casos de alcoholismo, homosexualidad y conductas indebidas" con medidas terapéuticas y de sanación.

"Mentiras del imputado delincuente"

El cardenal Errázuriz respondió a diferentes preguntas de la fiscalía con la frase "no lo recuerdo", sin embargo, Juan Carlos Cruz -uno de los denunciantes de Karadima-aseguró que el párroco mentía en su declaración. 

Según detalló La Tercera, el cardenal aseguró no recordar haber enviado una carta a los párrocos de Santiago en donde defendía a Karadima.

A través de Twitter, Cruz sostuvo que la versión de Errázuriz se trataban de "mentiras del imputado delincuente"

Es una grave afirmación

Osvaldo Aravena, vocero de los Laicos de Santiago, mostró su molestia y aseguró que no es correcto establecer como sinónimo de pederasta la homosexualidad.

"Es una grave afirmación, donde lo único que busca Errázuriz es evitar responsabilidades absurdas sin ningún tipo de fundamentos en estos delitos que se han cometido en la iglesia. Esa es la categoría que le puedo dar a esa afirmación tan insólita", sostuvo Aravena.

"De Errázuriz se puede esperar cualquier cosa", agregó. 

Diego Ossa en la lupa

En tanto, en el interrogatorio, la fiscalía le consultó al ex arzobispo sobre el caso del sacerdote Diego Ossa, que tiene tres denuncias en su contra por abuso sexual y de autoridad. El cardenal aseguró que Raúl Hasbún investigó las denuncias y consideró que "no había antecedentes relevantes para dar por acreditados los hechos".

En este sentido, Óscar Osbén, víctima de abuso por parte de Ossa, señaló que todas estas declaraciones operan a favor de un encubrimiento hacia los presuntos crímenes del párroco.

"Ahí hay un manto de encubrimiento, porque Hasbún ni siquiera me llamó por teléfono. Yo creo que en una investigación tienes que tomar las dos partes, por mucho que ellos (los sacerdotes) desestimen y te puedan considerar como ciudadano de segunda clase", enfatizó Osbén.

Además la víctima aseveró que "un juez de justicia ordinaria no va a desacreditar a alguien por un relato que escuchó o que leyó, sino que lo va a interrogar y preguntar, acá no hubo nada de eso. Yo a Hasbún lo conozco por la tele, no lo he visto en persona jamás en mi vida".

Red de Sobrevivientes de Abusos Eclesiásticos:  "Es una forma de quitar el foco, de distraer la atención"

Por su parte, el vocero de la Red de Sobrevivientes de Abusos Eclesiásticos, Helmut Kramer, comentó a Cooperativa que "esta es una forma de quitar el foco, de distraer la atención, haciendo entender de que si se sacan a los homosexuales de la Iglesia se acaba la pedofilia".

"Como Red de Sobreviviente hemos sido hace bastante categóricos: ser homosexual no es sinónimo de ser pedófilo; este problema tiene que ver con un abuso de poder, una situación de poder, de parte de los abusadores a quienes hemos sido abusos", sostuvo.

En el marco de la tradicional misa de Resurrección en la Catedral de Santiago, el administrador apostólico Celestino Aós abordó el tema de los abusos sexuales en la Iglesia pero no se refirió a los dichos de Errázuriz y solo comentó que hay que "rezar para que la Iglesia tenga buenos pastores".

LEER ARTICULO COMPLETO

Relacionados