Presidente mexicano reconoció adversidad ante coronavirus y pidió quedarse en casa

Publicado:
| Periodista Digital: EFE

"Va a pasar esta pandemia porque estamos actuando de manera responsable", aseguró Andrés Manuel López Obrador, haciendo un llamado a la prevención.

Esto pese a que sólo unos días había instado a la población a "no dejar de salir todavía" y "no apanicarse".

info Recuerda nuestra campaña "Todos podemos hacer más", si tienes una iniciativa solidaria que quieras comunicar, llámanos al 223648003 o visita nuestro sitio si quieres hacer tu aporte
Presidente mexicano reconoció adversidad ante coronavirus y pidió quedarse en casa
 EFE
Llévatelo:

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, reconoció este sábado la adversidad que representa la emergencia del coronavirus y la "muy fuerte" crisis económica que se avecina, por lo que pidió a la gente permanecer en sus hogares, en un mensaje desde el norteño estado de Sonora.

"Esta crisis, esta pandemia, no la vamos a resolver en los hospitales, la tenemos que resolver en los hogares, con la prevención, lo que aquí recomendaba la gobernadora (Claudia Pavlovich), si no tenemos necesidad de salir vamos a mantenernos en nuestra casa", declaró en la ciudad de San Luis Río Colorado.

El exhorto del mandatario, que también hizo a través de un video publicado en Facebook, contrasta con lo que publicó él mismo en sus redes sociales el domingo pasado, cuando invitó a seguir consumiendo en los comercios pese a la presencia de COVID-19.

"Yo les voy a decir cuándo no salgan, pero si pueden hacerlo y tienen posibilidad económica, pues sigan llevando a la familia a comer a los restaurantes, a las fondas", indicó entonces en un video, instando a "no apanicarse".

Sin embargo, dos días después el Gobierno mexicano declaró la fase 2 de la epidemia al registrar los primeros contagios comunitarios de coronavirus. Actualmente, esos representan el 10 por ciento del total de casos, que según el gobierno mexicano ya son 848.

Esa cifra representa 131 más que el día anterior, cuando se contabilizaban 717, y un aumento del 18,2 por ciento. Además, las muertes llegaron a 16, cuatro en las últimas 24 horas.

Desde entonces, el mandatario, que se había resistido a tomar medidas más drásticas, canceló el público en sus giras, como mostró su llegada este fin de semana al aeropuerto de Tijuana, en la frontera norte.

Además, emitió un decreto para suspender las actividades no esenciales del Gobierno federal, salvo en áreas consideradas estratégicas como salud, seguridad pública y energía, como parte de la Jornada Nacional de Sana Distancia.

"Va a pasar esta pandemia porque estamos actuando de manera responsable. Antes también eran los políticos los que decidían qué se tenía qué hacer, ahora nos estamos apoyando en los técnicos, en los médicos, en los científicos", aseveró".

Presume éxito de su estrategia

Aunque su Gobierno ha evitado medidas severas implementadas en otros países, como el cierre de fronteras y el toque de queda obligatorio, el mandatario presumió el éxito de la estrategia al afirmar que "México es de los países menos afectados" por el coronavirus.

"A pesar de que llevamos pocos días, desde luego, si nos comparamos con países que llevan el mismo tiempo, desde el primer infectado, estamos abajo a nivel mundial, pero necesitamos seguir conservando esa disciplina para que no se desborde esta epidemia y que podamos salir pronto para reactivar la economía", aseguró.

En medio de la emergencia, el líder izquierdista ha insistido que no rescatará a las grandes compañías, por lo que en vez de incentivos fiscales ofreció 1 millón créditos por un total de 25.000 millones de pesos (1.068 millones de dólares) a pequeñas y medianas empresas formales e informales.

También dijo que existe un "blindaje" por los 500.000 millones de pesos (21.375 millones de dólares) en programas sociales destinados sobre todo a adultos mayores y personas con discapacidad, cuyos pagos se adelantarán ante la contingencia sanitaria.

"Última oportunidad" para controlar el virus

Sin embargo, con el panorama actual, México tiene su "última oportunidad" para controlar el virus y evitar una situación catastrófica como la que afrontan países europeos y Estados Unidos porque se ha alcanzado un punto en que la transición deja de ser lenta para ser "extremadamente rápida", indicó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell.

"Hoy lo hemos rebasado. Estamos ya en un periodo de aumento acelerado exponencial en el número diario de casos. Día con día vemos cómo, desde la segunda semana de marzo, existe un crecimiento acelerado de la cantidad de casos diarios", explicó el alto funcionario.

Por ello, el Gobierno mexicano exhortará a los sectores privado y social a adoptar medidas para que los trabajadores de actividades no esenciales permanezcan en casa durante un mes.

Aun así, aclaró que la Jornada Nacional de Sana Distancia sigue vigente hasta el 19 de abril, por lo que corresponderá al Consejo de Salubridad General la decisión de alargar este plan gubernamental que implica la suspensión de clases y el refuerzo de medidas de prevención.

LEER ARTICULO COMPLETO

Suscríbete a nuestro newsletter