Israel: Hija de rabino abrió "sex shop" sólo para casados

Publicado:
Autor: Cooperativa.cl

Dice que quienes sostienen un matrimonio "son los que más necesidad tienen" de los juguetes eróticos.

Israel: Hija de rabino abrió
 Haaretz

"No quiero nada demasiado fálico", señaló Chana Boteach.

Llévatelo:

La hija de un polémico rabino ortodoxo estadounidense, Chana Boteach, vende juguetes sexuales en una elegante tienda en Tel Aviv, Israel, y el progenitor asegura que esta actividad no ofende al judaísmo.

El recinto comercial, que posee vibradores, consoladores y consejos "kosher" respeta la religión predominante en el país, que restringe el sexo.

El judaísmo "autoriza" los juguetes sexuales, aseguró Chana, quien señaló que el objeto más vendido es "Eva", un vibrador para clítoris que se usa sin las manos.

La joven explicó que, en medio de los diversos objetos eróticos, los juguetes sexuales, de color pastel, son difíciles de identificar de a primera vista. "No quiero nada demasiado fálico", señaló.

En el local, los clientes pueden encontrar collares que se transforman en pequeños látigos y cintas adhesivas para prácticas sadomasoquistas, pero nada que haga daño porque causar dolor "es un poco problemático en el judaísmo", relató Boteach, según publicó MSN noticias.

Imagen foto_00000017
Chana profesa el "sexo kosher": relaciones dentro del matrimonio, con veto a la infidelidad y la pornografía. (Foto: Abc.net.au)

Chana profesa el "sexo kosher", es decir la sexualidad según los valores judíos, esto significa la práctica de relaciones sexuales dentro del matrimonio. Por lo tanto su negocio va dirigido a parejas maritales.

"Las personas casadas son las que más necesidad tienen de estas novedades", afirmó.

"Un día vino un hombre con una kipá, compró esposas y una vela para su mujer. Le daba vergüenza pero a mí me pareció que era muy valiente", contó.

Su padre respalda el negocio

Su padre, el rabino ortodoxo Shmuley Boteach, publicó un libro en el que define el deseo sexual como algo más importante que el amor, e incentiva prácticas consideradas ilícitas por algunos judíos.

"El judaísmo siempre profesó que el sexo es ante todo una cuestión de intimidad y de placer. ¡Nunca se dijo que fuera sólo para procrear!", declaró.

"El sexo que no es kosher es el sexo que viola la intimidad de la relación: el adulterio, la pornografía... pero no mantener relaciones sexuales tampoco es kosher", ha argumentado.

LEER ARTICULO COMPLETO

Relacionados