Monja que fue violada en monasterio demandó al Arzobispado de Santiago

Publicado:
Autor: Cooperativa.cl

La mujer fue violada por un hombre que llegó al lugar a hacer arreglos, vejamen del cual quedó embarazada.

La afectada incluyó en la denuncia a la congregación de las Clarisas Capuchinas, a la que pertenecía en el momento en que sufrió el ataque.

info Recuerda nuestra campaña "Todos podemos hacer más", si tienes una iniciativa solidaria que quieras comunicar, llámanos al 223648003 o visita nuestro sitio si quieres hacer tu aporte
Monja que fue violada en monasterio demandó al Arzobispado de Santiago

La hermana Francisca presentó una demanda civil en contra del Arzobispado y la propia congregación.

Llévatelo:

Una joven monja perteneciente a las Hermanas Clarisas Capuchinas denunció al Arzobispado de Santiago y a la congregación tras haber sido violada al interior del Monasterio de la Santísima Trinidad, perteneciente a la misma congregación.

Los hechos se remontan al año 2012, cuando la madre superiora del Monasterio , ubicado en calle Carmen, esquina Coquimbo, autorizó el ingreso a un grupo de maestros para realizar reparaciones en el lugar.

La "hermana Francisca" -como fue presentada en el reportaje de 24 Horas- quedó designada para ocuparse de la alimentación de los trabajadores y fue así como conoció a Hernán Ríos, quien aprovechó una oportunidad en que la joven estaba enferma para llevarla a una habitación y violarla.

La víctima ocultó el hecho por "miedo y vergüenza", pero tres meses después se descubrió que estaba embarazada.

La joven aseguró que no recibió apoyo de su congregación y que, por el contrario, la culparon y la calumniaron por robo. "Mis hermanas fueron muy crueles conmigo", aseguró sobre ese suceso, señalando que la presionaron para firmar su salida de la orden y de la Iglesia Católica, pero declinó hacerlo.

Luego, Francisca se contactó con la Fundación San José para dar en adopción a su bebé y denunció el hecho, lo que derivó finalmente en que el Ríos fuera condenado por el delito de violación en 2015 a cinco años de presidio menor, pero con libertad vigilada.

Finalmente con el apoyo de la Corporación Humanas, la joven presentó una demanda civil en contra del Arzobispado de Santiago y de la Congregación por estos hechos.

LEER ARTICULO COMPLETO

Suscríbete a nuestro newsletter