Correos electrónicos apuntan a relación entre Partido Comunista y las FARC

Publicado:
Autor: Cooperativa.cl

Los documentos fueron dados a conocer por el abogado Felipe Silva.

El fiscal Emiliano Arias participó en la investigación, sin encontrar hechos constitutivos de delito.

info Recuerda nuestra campaña "Todos podemos hacer más", si tienes una iniciativa solidaria que quieras comunicar, llámanos al 223648003 o visita nuestro sitio si quieres hacer tu aporte
Correos electrónicos apuntan a relación entre Partido Comunista y las FARC
 UNO

La información ya había sido dada a conocer por Sebastián Piñera y Alberto Espina en 2008.

Llévatelo:

Un informe del Ministerio de Defensa colombiano indica que las FARC tuvieron lazos directos con el Partido Comunista chileno y con grupos mapuches, de acuerdo a correos electrónicos recuperados del computador de Raúl Reyes, dirigente de la guerrilla abatido en 2008.

De acuerdo a la revista Qué Pasa, los antecedentes fueron recibidos hace seis años por el abogado Felipe Silva de manos del edecán del en ese entonces ministro Juan Manuel Santos, por encargo del entonces candidato presidencial Sebastián Piñera y el senador Alberto Espina.

Antes a esto, la Presidenta Michelle Bachelet había recibido esta información en mayo de 2008 por parte del presidente colombiano Álvaro Uribe, pero no fue entregada al Ministerio Público luego que se considerara que no había delito alguno.

En los correos se indica que el Partido Comunista usó sus nexos para llevar a un grupo de mapuche a Colombia, donde fueron entrenados por la FARC.

El abogado Silva comentó que "me llama la atención que pasado todo este tiempo y teniendo en las manos un informe tan detallado como éste no haya sido posible calificar los delitos que ocurren hasta hoy como tales".

"La cantidad de ataques, el orden con que actúan, la logística, la capacidad para hacer daño y replegarse evidentemente corresponden a personas que recibieron instrucción armada. Y aquí no se hizo nada", añadió el profesional de las leyes.

"Yo iba a una reunión con el ministro de Defensa, pero no por eso tuve un trato especial. En la cita con el edecán de Santos supe que lo que me iban a entregar era información de máxima gravedad", apuntó el abogado Silva.

"El hombre relató mi vida, cuántos hijos tenía, sus nombres, los colegios a los que iban y me advirtió que esta información tenía que ser entregada en Fiscalía para ser investigada y procesar a las personas responsables de esta colaboración terrorista, y no ser utilizada para fines electorales", recordó.

Los antecedentes fueron entregados por Piñera y Espina al Ministerio Público, que designó al fiscal Emiliano Arias y al fiscal por La Araucanía Francisco Ljubetic para la investigación.

"No tengo certezas si la Fiscalía ejerció bien su labor. Lo pongo en duda. Creo que hay un desaprovechamiento de esta información para calificar estos delitos como corresponde: asociación ilícita o que se haya aplicado la Ley de Seguridad Interior del Estado para tipificarlos de alguna forma", aseguró Silva.

"La Presidenta Bachelet tuvo cuatro meses para entregar el informe al Ministerio Público, y no lo hizo. Yo le pediría a ella que explique pormenorizadamente qué se hizo con este informe", agregó.

El abogado planteó que "pasados los años vemos que el tema sigue pendiente y me parece grave que el gobierno chileno no haya adoptado una postura clara respecto al problema mapuche, que sigue con un nivel de desprotección jurídica y judicial".

Fiscal: Se acreditaron los vínculos

El fiscal Arias trabajó dos años en el tema, logrando acreditar que Roque, el principal interlocutor entre el PC y Raúl Reyes, era el comunista Manuel Olate, quien niega este hecho a pesar de haber sido detenido y llevado a juicio, hasta que la justiica colombiana consideró que los correos no eran una prueba legal.

"Accedimos a fotos de varios PC en los campamentos, y toda la información se verificó incluso con los ingresos y salidas de los pasos fronterizos. Sin embargo, no encontramos antecedentes para acreditar que hubo intercambio de armas o platas, de modo de establecerse, por ejemplo, el delito de financiamiento del terrorismo u otros", comentó Arias.

"En el informe había antecedentes suficientes para haber iniciado una investigación penal, independiente de si se encontraban delitos o no. La ANI no es la institución especialista para definir eso, sino que el Ministerio Público", manifestó.

Imagen foto_00000015
El fiscal Emiliano Arias participó en la investigación (Foto: UNO)

Extractos de los correos

En un correo fechado el 8 de febrero de 2004, enviado por Raúl Reyes a Sara, el guerrillero indicó que "al regreso a Chile, en el Comité Central del partido chileno, busque al compañero Roque. Él es el responsable de nuestro trabajo, tiene comunicación conmigo y hace pocos días estuvo por estos lados".

Posteriormente, el 31 de marzo del mismo año, Roque le envió un correo electrónico a Raúl Reyes, donde se lee que "el PC chileno designó a dos camaradas para que lo visiten, uno es el periodista Francisco Herreros, que va a lo de las entrevistas, y el otro es el compañero secretario de las Juventudes Comunistas, Sergio Sepúlveda (...) la decisión de enviarlo fue del secretario general Guillermo Teillier y del compañero (Juan Andrés) Lagos".

Cinco días después, Raúl respondió a esta misiva, explicando que estaba "listo para recibir a los dos camaradas delegados del PC de Chile, usted puede darles esa seguridad".

"Es de gran importancia política que el secretario general del Partido, camarada Guillermo Teillier haya delegado al secretario general de las Juventudes Comunistas para que sea él quien acompañe a Francisco Herreros en la visita a las entrañas de las FARC", agregó el colombiano.

El 27 de marzo de 2006, Roque escribió a Raúl que "existen unos compañeros del pueblo mapuche que hace rato están en lucha con el Estado por la devolución de sus tierras, tienen planes ambiciosos respecto de liberar una zona en el sur de Chile, donde actualmente viven".

"A través de unos contactos se acercaron a nosotros para pedir apoyo en términos de instrucción, les dije que haría las consultas pertinentes y es lo que estoy haciendo. Ellos calculan en un par de años llevar a cabo su plan en serio", planteó.

Tres días después del envío de este mail, Raúl respondió: "Precise detalladamente con los compañeros mapuches su interés en recibir la experiencia nuestra. Hay que hacerles ver las características de quienes harían la experiencia, partiendo de la dureza del régimen militar y de los riesgos a los que se exponen por la diaria confrontación armada con las tropas enemigas".

"Tener en cuenta de qué tiempo dispondrían y la cantidad de compañeros. Preferible que sean unos seis a 10 y que tengan solucionados los permisos laborales o estudiantiles durante el tiempo de estadía aquí. Les puedo adelantar que dos meses son suficientes y lo mejor es de julio en adelante, como por ejemplo en los meses de agosto y septiembre", continúa. 

LEER ARTICULO COMPLETO

Suscríbete a nuestro newsletter