Los descargos de los millonarios que se fueron en helicóptero a la playa

Publicado:
Autor: Cooperativa.cl

José Manuel Urenda y Cristóbal Kaufmann viajaron por aire a Cachagua durante Semana Santa, generando repudio en la ciudadanía y las autoridades.

La Fiscalía ya abrió una investigación de oficio y la DGAC indaga un tercer vuelo sin los permisos necesarios.

info Recuerda nuestra campaña "Todos podemos hacer más", si tienes una iniciativa solidaria que quieras comunicar, llámanos al 223648003 o visita nuestro sitio si quieres hacer tu aporte
Los descargos de los millonarios que se fueron en helicóptero a la playa
 ATON (Archivo)

"Me duele que la autoridad a uno lo juzgue antes de tiempo", señaló José Manuel Urenda.

Llévatelo:

Los empresarios José Manuel Urenda y Cristóbal Kaufmann fueron identificados como las personas que salieron de la capital usando helicópteros en Semana Santa, y que se dirigieron hacia la zona costera de la Región de Valparaíso pese a las restricciones por la pandemia. 

El hecho se conoció el jueves 9 de abril en voz del intendente metropolitano, Felipe Guevara, quien confirmó la existencia de tres denuncias por personas que salieron de la capital -notoriamente, por vía aérea- hacia segundas viviendas, lo que estaba prohibido por las restricciones ante el coronavirus, donde las excepciones de vuelo sólo son para aeronaves del Estado.

El presidente del Grupo de Empresas Navieras (GEN), José Manuel Urenda, de 67 años, se trasladó desde su domicilio en Vitacura hasta Cachagua, retornando durante la misma jornada, faltando a la cuarentena total decretada en dicha comuna. 

De la misma manera lo hizo el empresario automotriz Cristóbal Kaufmann, quien se trasladó en helicóptero hasta Zapallar, situación que fue constatada por las jefatura de Defensa de Valparaíso, que denunció el hecho ante la Fiscalía. 

SUS ARGUMENTOS

El abogado de Kaufmann, José Luis Riesco, dijo a La Segunda que su representado voló el pasado 10 de abril (cuando ya regía el cordón sanitario) desde el Aeródromo Tobalaba y que él mismo iba pilotando para dirigirse a su vivienda en Cachagua.

El mismo día, Kaufmann se autodenunció ante la Seremi de Salud de Valparaíso y argumentó que decidió trasladarse a la región debido a que en su edificio en Santiago existía una persona contagiada con coronavirus. 

Por su parte, Urenda se defendió en La Tercera PM y sostuvo que viajó el martes 7 de abril -cuando aún no había prohibición de volar- en dirección a Cachagua desde su vivienda en Vitacura, comuna que se encontraba en cuarentena total.

"Consultamos y nos dijeron que no había barrera sanitaria y no nos habrían dejado salir de lo contrario. Registramos el vuelo, el piloto tuvo que presentar la documentación del caso con salvoconductos y salimos plenamente autorizados", dijo Urenda.

Además, indicó que viajó con permiso para inspeccionar uno de sus centros de distribución a la salida norte de Santiago, luego se trasladó a Cachagua a visitar su segunda vivienda y retornó a Santiago cerca de las 17:00 horas del mismo día.

Urenda recalcó que usar helicópteros es parte de su trabajo, por tener que trasladarse constantemente fuera de Santiago: "Me duele que la autoridad a uno lo juzgue antes de tiempo. Vean el proceso. Revisen la documentación y después vean si cabe por algún lado que me puedan sancionar", exigió.

DENUNCIA DEL GOBIERNO

El ministro del Interior, Gonzalo Blumel, sostuvo este lunes que se instruyó a la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) la realización de una indagatoria, y también hay "una denuncia al Ministerio Público para que realice una investigación al respecto y determine si efectivamente hay delitos". 

"Vamos a ser extremadamente rigurosos en perseguir responsabilidades cuando se establezcan situaciones graves de vulneraciones de la norma sanitaria. Nosotros, independiente de la situación que se genere y las circunstancias que la hayan producido, en todos aquellos casos que nosotros creamos que hay vulneración de norma o posibles delitos, vamos a actuar para asegurar que se asuman esas responsabilidades y que se proteja la salud de la población", remarcó Blumel.

La DGAC confirmó que se encuentra investigando los vuelos realizados a partir del 5 de abril desde Santiago a la Región de Valparaíso, y se detalló que "dos vuelos habrían incurrido en eventuales infracciones", uno de ellos de Vitacura a Cachagua el 6 de abril por no contar con permiso sanitario y un segundo con el mismo destino el 7 de abril de ida y vuelta, desconociéndose si tenía una autorización sanitaria. 

EXISTE UN TERCER VUELO INVESTIGADO

También se indicó que existe un tercer vuelo realizado con anterioridad que es investigado

La fiscal regional de Valparaíso, Claudia Perivancich, detalló que "un control de la Policía de Investigaciones y del Servicio de Salud, que advierten que en la localidad el traslado hasta ese lugar, vía helicóptero, de un matrimonio que tendría domicilio en la comuna de Vitacura, que se encontraba en cuarentena total".

La persecturoa añadió que "esa denuncia, si bien la hemos recibido, revisamos su contenido y estimamos que, habiendo un principio de ejecución de esta infracción o delito del artículo 318 del Código Penal, que se produce en la localidad de Vitacura, debemos transferir esa investigación a conocimiento de la Fiscalía Regional Metropolitana Oriente".

En tanto, Francisco Lanas, fiscal adjunto de la Fiscalía Oriente, informó que "se ofició a la Dirección General de Aeronáutica Civil con objeto de que informe cuáles son las aeronaves que han efectuado vuelos desde el aeródromo de Vitacura, correspondiente a la comuna que se encontraba con cuarentena total, para que informe las aeronaves, los pasajeros, pilotos y los planes de vuelo registrados para dichas aeronaves".

El persecutor añadió que "con dicha información se procederá a verificar si los pasajeros y pilotos contaban con los salvoconductos y las autorizaciones de la autoridad correspondiente para efectuar dichos traslados".

Finalmente, la Fiscalía Oriente anunció que se dispuso la apertura de una investigación de oficio por este caso y que, de haber infringido el artículo 318 del Código Penal, los imputados arriesgan penas de los 61 a los 541 días y multas de 3 a 20 UTM. 

LEER ARTICULO COMPLETO

Suscríbete a nuestro newsletter