Policías y manifestantes se enfrentaron por nueva base de EE.UU. en Corea del Sur

Publicado:
Autor: Cooperativa.cl

Miles de personas estuvieron involucradas en los incidentes desatados durante la protesta contra la creación de una nueva y mayor sede militar estadounidense.

Llévatelo:

Más de veinte personas resultaron heridas cuando varios miles de policías y militares surcoreanos disolvieron una manifestación que protestaba contra la ampliación de una base militar de Estados Unidos en Pyeongtaek, al sur de Seúl.

 

Casi 4.000 efectivos policiales, militares y guardias de seguridad enviados por el Gobierno surcoreano cargaron con palos y escudos contra un millar de campesinos, estudiantes y activistas contrarios a la presencia militar de Estados Unidos en este país.

 

Tras los enfrentamientos, unas cien personas fueron detenidas, mientras que la veintena de heridos eran hospitalizados en centros sanitarios de Pyeongtaek, a 80 kilómetros de la capital surcoreana.

 

Los choques más violentos se produjeron en una escuela de esa ciudad, ocupada por los manifestantes por encontrarse en el terreno donde está previsto ampliar las instalaciones militares norteamericanas.

 

Según indicó la agencia de noticias Yonhap, el Ministerio de Defensa envió cerca de 3.000 efectivos de las fuerzas de policía antidisturbios y militares de las fuerzas de tierra, 600 ingenieros militares y 700 guardias de seguridad pertrechados con material pesado para reprimir manifestaciones.

 

Los ingenieros, tal y como indicó la prensa, comenzaron a tender una alambrada de espinos en torno a la zona donde se expandirá la base norteamericana, de unos 29 kilómetros de perímetro.

 

"No podemos permitir que este proyecto estatal se retrase más. Hemos decidido calificar este área adquirida por el Gobierno como una zona de protección de instalaciones militares", anunció el ministro de Defensa, Yoon Kwang-ung, en un comunicado.

 

Cerca de un millar de manifestantes, entre activistas contrarios a la presencia de Estados Unidos en Corea del Sur, estudiantes de la región y de Seúl, y campesinos amenazados de desahucio, se habían reunido en esa escuela de educación elemental del poblado de Daechuri (centro de esta rebelión) para expresar su protesta.

 

Después de conminar a los manifestantes a que se retiraran, los miles de efectivos policiales atacaron y se entabló una batalla campal, pues muchos de los participantes en la protesta respondieron al avance policial con piedras y palos.

 

El Gobierno había advertido ya en varias ocasiones de que usaría la fuerza para desalojar la protesta y poder comenzar la ampliación de la base, obras rechazadas por los habitantes de Pyeongtaek y que han levantado numerosas críticas en todo el país.

 

Según los planes del Gobierno, estos terrenos deben albergar las instalaciones militares que permitirán triplicar el espacio que ahora ocupa la base estadounidense de Camp Humphreys.

 

Una vez terminados los trabajos de construcción, hacia el 2008, ésta será la mayor base de Estados Unidos en Corea del Sur, donde el Pentágono tiene estacionados más de 30.000 soldados como parte de su política de disuasión hacia Corea del Norte. (EFE)

LEER ARTICULO COMPLETO

Relacionados