Tópicos: País | Salud

La historia del médico que casi se contagió de VIH por accidente en plena cirugía

Publicado:
Autor: Cooperativa.cl

Juan Pablo Moreno, cirujano vascular, recordó su tormento cuando, seis años atrás, se "rasguñó con la costilla" de un paciente en etapa Sida al que operaba.

Tras un mes ingiriendo casi una decena de pastillas diarias, pudo evitar el contagio: "Lo pasé muy mal", aseguró.

info Recuerda nuestra campaña "Todos podemos hacer más", si tienes una iniciativa solidaria que quieras comunicar, llámanos al 223648003 o visita nuestro sitio si quieres hacer tu aporte
La historia del médico que casi se contagió de VIH por accidente en plena cirugía
 ATON
Llévatelo:

Hace seis años, la vida el cirujano vascular Juan Pablo Moreno, del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, estuvo a punto de cambiar para siempre por culpa del VIH, y por accidente.

"Estaba operando a un paciente en etapa Sida. Le abrí el pecho para ver unas arterias y me rasguñé el guante con el hueso de la costilla", recordó, historia que publica hoy Las Últimas Noticias.

Tras aquel suceso, "esa misma noche fui a la Mutual de Seguridad, me hicieron un test de VIH más otros exámenes y me dejaron un mes tomando antirretrovirales. Eran como ocho pastillas al día sumando un Omeprazol para afirmar la guata", detalló.

"Nunca me había sentido tan enfermo en mi vida: sentía dolores gastrointestinales, náuseas, estaba decaído. Lo pasé muy mal", manifestó.

Sin embargo, el cóctel de medicinas que tuvo que ingerir surtió importantes efectos. Luego de ese mes, se sometió a un segundo test de VIH, y el resultado fue negativo, gracias a los antirretrovirales que evitaron que el virus se impregnara en su organismo a nivel celular.

El tratamiento "posexpoisición"

Según explicó a LUN el doctor Rodrigo Blamey, infectólogo del Hospital Salvador, el cirujano recibió el tratamiento llamado Profilaxis Posexposición (PEP), cuyo objetivo es impedir que el VIH se anide en el genoma humano, para lo cual hay un periodo de 48 horas tras el contacto; pasado ese tiempo, afirmó, no existe manera conocida de expulsarlo.

En ese marco, Blamey resaltó que la actual terapia PEP, a diferencia de la que tuvo Moreno, permite tomar "sólo dos pastillas diarias" y consiste en "drogas que buscan inhibir la replicación del virus al bloquear enzimas: el Tenofovir más la Emtricitabina atacan la enzima transcriptasa reversa; y los inhibidores a las enzimas integrasa o proteasa, según corresponda".

El tratamiento posexposición no debe ser confundido con el Profilaxis Preexposición (PReP), que se aplica previo al eventual contacto con el virus, y que requiere una pastilla diaria, la cual desde el 1 de agosto será repartida en nueve hospitales del país para prevenir el contagio en la población de alto riesgo.

De acuerdo con un reciente informe de la ONU, Chile lideró la tasa de nuevos contagios anuales de VIH en América Latina, con un aumento de un 34 por ciento, durante el período 2010-2018.

LEER ARTICULO COMPLETO

Suscríbete a nuestro newsletter