Brasil permite tratamiento de cloroquina para todos los pacientes de Covid-19

Publicado:
| Periodista Digital: EFE

La nueva normativa incluye "orientaciones" para suministrarlo a personas en todos los niveles de la enfermedad, pese a que no se ha comprobado su eficacia.

El protocolo revocado lo aconsejaba solo en casos graves y críticos, pues al estar internados en un hospital, podría suspenderse si presentaran arritmia.

info Recuerda nuestra campaña "Todos podemos hacer más", si tienes una iniciativa solidaria que quieras comunicar, llámanos al 223648003 o visita nuestro sitio si quieres hacer tu aporte
Brasil permite tratamiento de cloroquina para todos los pacientes de Covid-19
 EFE

El último ministro de Salud en renunciar lo hizo debido a sus diferencias con Bolsonaro respecto a la presunta efectividad de esta sustancia.

Llévatelo:

El Ministerio de Salud de Brasil publicó este miércoles un nuevo protocolo sobre el tratamiento para los pacientes con Covid-19 que recomienda el uso de cloroquina e hidroxicloroquina a los pacientes menos graves y que están con los primeros síntomas.

La modificación del protocolo era defendida desde la semana pasada por el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, y provocó la renuncia del ministro de esa cartera, Nelson Teich, quien divergía con el mandatario sobre las estrategias para combatir la pandemia en ese país.

La médico Lisa Yamaguchi, integrante del comité de crisis del Covid-19 en Brasil, explicó que con la aprobación del tratamiento de cloroquina se busca "disminuir la pandemia como se está haciendo en algunas ciudades del mundo".

Pese a que la eficacia de los dos antipalúdicos -fármacos para tratar la malaria- aún no ha sido demostrada científicamente y a que tienen graves efectos colaterales, como arritmia cardíaca, el líder ultraderechista presionaba para que su uso fuera extendido a todos los pacientes y no sólo a los que se encuentran en estado grave.

El protocolo revocado preveía el uso de cloroquina tan sólo en pacientes graves y críticos, ya ingresados en unidades de cuidados intensivos, y sometidos a observación médica en hospitales, lo que permitía suspender el tratamiento si presentaban arritmia cardíaca.

La nueva normativa, pese a admitir que no tienen eficacia comprobada, incluye "orientaciones" para suministrarlo a los pacientes en todos los niveles de la enfermedad, incluso a los que no están graves.

El documento prevé el uso de cloroquina combinado con azitromicina, en dosis diferentes según el avance del tratamiento y el estado del paciente, tras conseguir la autorización médica y el análisis de los exámenes.

"Pese a ser medicinas usadas en diversos protocolos y de poseer actividad contra el coronavirus demostrada en laboratorio, aún no hay estudios clínicos más completos y multicéntricos que comprueben el beneficio inequívoco de estas medicinas para tratar el Covid-19", reconoce el protocolo.

De esa forma, agrega, "su prescripción queda al criterio del médico" desde que el paciente, necesariamente, declara su voluntad de recibirlo firmando un término de consentimiento, en el que admite tener conocimiento que las medicinas pueden causar efectos colaterales "como reducción de glóbulos blancos, disfunción del hígado, disfunción cardíaca y arritmias, y alteraciones visuales por daños en la retina".

Expertos desaconsejan su uso

El nuevo protocolo fue publicado un día después de que la Asociación de Medicina Intensiva Brasileña, la Sociedad Brasileña de Infectología y la Sociedad Brasileña de Neumología desaconsejaran el uso de la cloroquina.

Según un informe elaborado por 27 especialistas de las tres entidades, las evidencias sobre la eficacia de la cloroquina y sus derivados para tratar el Covid-19 son "débiles" y la medicina, en cambio, tiene graves efectos colaterales.

De acuerdo con el ex ministro de Salud Luis Henrique Mandetta, la insistencia de Bolsonaro en forzar el uso de cloroquina para tratar a todos los pacientes puede provocar muchas muertes.

"Comenzamos a experimentarla con pacientes graves que ya están en los hospitales. Por lo que sé de esos estudios, que aún no concluyeron, el 33 por ciento de los pacientes tuvo que suspender el uso de cloroquina porque presentaron arritmia, algo que puede generar un paro (cardíaco)", afirmó.

Mandetta afirmó que la intención de Bolsonaro es que las personas piensen que pueden volver al trabajo porque ya existe un remedio.

LEER ARTICULO COMPLETO

Suscríbete a nuestro newsletter