Pastor evangélico condenado por abuso infantil defendió cultos presenciales en epidemia

Publicado:
| Periodista Digital: Cooperativa.cl

Ricardo Cid dijo que, siendo líder religioso, la gente lo sigue, "igual como a Jesucristo".

En medio de contradicciones sobre la convocatoria, aseguró que él y otras personas se juntaron "a orar por el pueblo y ninguno tenía coronavirus".

info Recuerda nuestra campaña "Todos podemos hacer más", si tienes una iniciativa solidaria que quieras comunicar, llámanos al 223648003 o visita nuestro sitio si quieres hacer tu aporte
Pastor evangélico condenado por abuso infantil defendió cultos presenciales en epidemia
 Archivo

"Siempre se dan direcciones de donde yo estoy: yo entrego mi dirección y la gente va allá", afirmó.

Llévatelo:

El pastor evangélico Ricardo Cid se defendió de quienes lo han repudiado por continuar celebrando cultos evangélicos en La Pintana, en medio de la pandemia del Covid-19.

Debido a la cuarentena declarada en Santiago, la iglesia que representa Cid, "Impacto de Dios", ubicada en calle Aldunate, trasladó sus actividades a un local de Avenida Gabriela el 29 de marzo, donde celebró su última reunión este domingo.

Vecinos aseguran que comúnmente llegaban al recinto más de 50 personas a diario, hasta que fue clausurado por la municipalidad este lunes, que también envió a funcionarios a sanitizar sus accesos, rejas y alrededores.

Sin embargo, Cid se desmarcó de la convocatoria misma: "Yo soy el obispo de la iglesia, y como obispo por supuesto que te siguen, igual como a Jesucristo... No es que me crea Jesucristo, pero a Jesucristo lo seguía la gente", señaló.

El sujeto -que está condenado por abuso sexual infantil- afirmó que, pese a que "no se ha convocado, la gente llega igual. Siempre se dan direcciones de donde yo estoy: yo entrego mi dirección y la gente va allá".

Asimismo, descartó el riesgo para la salud pública de estas reuniones, insistiendo en que "oramos por la gente, fuimos a orar por el pueblo y ninguno tenía coronavirus, los pueden examinar a todos", pese a que no ofreció pruebas de esto último.

"FALTA DE CRISTIANISMO"

La alcaldesa de La Pintana, Claudia Pizarro (DC), anunció querellas contra el dueño del local y el pastor, quien fue sentenciado a siete años de cárcel en 2015 por abuso sexual infantil, pero quedó en libertad condicional en junio de 2019.

"Todas estas reuniones han sido una falta de responsabilidad, una falta de cristianismo, una falta de amor al prójimo. La actitud que tuvieron de abrazarse, de besarse, de no mantener el distanciamiento social es una actitud irresponsable, no solamente del pastor, sino de todos los que estuvieron acá", acusó la jefa comunal.

En tanto, uno de los vecinos que denunció esta situación relató que "me preocupé mucho, porque se están amparando acá, estos señores que congregan, en que son terrenos más o menos aislados, entonces, ellos están haciendo que en terrenos aislados se vea difícil que los vecinos denuncien esto".

El vecino comentó que "si salen de aquí y se suben a una micro o a su auto, a lo mejor ningún vecino queda contagiado, pero la responsabilidad social es que esto va a dar una vuelta igual y va a seguir contagiándose por otro lado y va a llegar igual a mí".

De acuerdo con la alcaldesa Pizarro, el dueño del centro de eventos también es evangélico y representa a una inmobiliaria, pero dijo que sólo prestó el lugar a la iglesia de Cid, en lugar de arrendarlo.

Los cultos en La Pintana causan especial preocupación al reportarse tras una serie de focos de contagio producidos por actores de las iglesias evangélicas en las comunas de Puente Alto, San Pedro de la Paz y Osorno.

Por tanto, el presidente de la Mesa Ampliada de Entidades Evangélicas y Protestantes, Emiliano Soto, planteó en Cooperativa que Cid "debe ir preso o detenido", para que de esa forma se deje de "denigrar al mundo evangélico" por aquellos casos.

LEER ARTICULO COMPLETO

Suscríbete a nuestro newsletter